Los Toyota C-HR y Prius son los protagonistas de la nueva Red de Alerta (Nº: CCAA-15/2018) de la Agencia Aecosan, en la que se advierte de que el sistema híbrido de los vehículos afectados incluye un ensamblaje del inversor que contiene un condensador que puede no haber sido atornillado correctamente a la carcasa del inversor. En esta condición, el terminal del condensador se podría dañar por la vibración durante el funcionamiento normal del vehículo.

Si el vehículo continúa funcionando en esta condición, el sistema híbrido podría cerrarse, dando como resultado la pérdida de energía motriz, pero no la dirección asistida y la asistencia de frenado. Según recoge la alerta, la pérdida de energía motriz mientras se conduce a velocidades más altas podría aumentar el riesgo de un accidente.

La empresa Toyota España ha comunicado a las autoridades de Consumo de la Comunidad de Madrid el problema del vehículo y las medidas que voluntariamente ha adoptado, consistentes en contactar con los clientes de los vehículos afectados para sustituir el conjunto inversor.