Automechanika2012Automechanika, la feria más importante del sector, cerró sus puertas con una cifra récord de expositores (4.593), procedentes de un total de 74 países. Sin embargo, se apreció un ligero descenso de visitantes profesionales, con alrededor de 148.000, evidente durante las jornadas de fin de semana, “con algunos pabellones prácticamente vacíos”.

“El mercado posventa va viento en popa. Automechanika ha vuelto a reafirmarse como socio de confianza a pesar de la turbulenta coyuntura actual”, expuso Detlef Braun, gerente de Messe Frankfurt.

De hecho, el certamen alemán ha mostrado un paralelismo con la actual situación económica, con un aumento del número de visitantes de Europa del Este y Rusia y disminución de los procedentes de la Europa meridional.

Klaus Burger, presidente de la asociación alemana de fabricantes e importadores de componentes para automóviles y reparación (ASA), insiste en este aspecto, debido a los escasos visitantes del sur de Europa.

Por otro lado, como era de esperar, los expositores y visitantes alemanes valoran la crisis del sector más positivamente que los internacionales. En una encuesta, los responsables de stands recalcan que la calidad de los profesionales aumentó con respecto a la edición de 2.010. El 70 % de los expositores se muestran entre satisfechos y muy satisfechos.

En palabras de Elke Benner, miembro de la dirección de la división Automotive de Adolf Würth, “la elevada proporción de directivos y responsables nos ha permitido entablar un diálogo de calidad y seguir así ampliando nuestra relaciones y contactos”.

Un programa completo

Automechanika, cuya oferta ocupó un espacio de 305.000 m2, contó con tres temas claves que fueron todo un acierto: Truck Competence, electromovilidad y formación continuada y perfeccionamiento profesional.

“La idea de dar mayor relevancia al Truck Competence ha tenido muy buena acogida, ya que muchos de los talleres se especializan en camiones”. Otro aspecto importante para la organización fue la promoción profesional de las nuevas generaciones, siendo Automechanika2012.2un acierto tanto los talleres como stands de formación.

Sin duda, el programa marco nunca había sido tan extenso. Este año se consolidaron los eventos clásicos, como la entrega del Premio a la Innovación, el directorio ecológico (Green Directory) y el rally de Automechanika, celebrado durante el fin de semana de la feria justo delante de la Festhalle.

Junto a estos actos, ya tradicionales, se organizaron nuevas e impresionantes muestras, como la exposición al aire libre (entre los pabellones 9 y 11) de coches de rally, carreras y trial. Ya en la Galleria se podía obtener información sobre la oferta de formación continuada (ej. Metalurgia y pintura de carrocería).

Finalmente, tanto en el ágora como a las puertas del pabellón 10 se presentaron muestras especiales y circuitos de pruebas con vehículos eléctricos. “Las ferias están cambiando. Los visitantes esperan encontrar una combinación adecuada de información, actos y orientación profesional”, concluyó Braun.

“Debo recordar que aquí no hay crisis”

Esta frase, tan contundente, nos la repitió en diversas ocasiones un directivo español, enormemente satisfecho de los excelentes contactos realizados. Sin embargo, otros profesionales de nuestro país nos remarcaron el descenso de visitantes, especialmente las dos últimas jornadas de feria.

El mejor ejemplo de la magnitud de Automechanika la vimos en Bosch, que expuso un stand récord de 3.000 m2, ocupando prácticamente medio pabellón. Otro atractivo del certamen residió en la mencionada Galleria, una zona diáfana y llena de luz.

También novedad fue la apertura de un nuevo pabellón, el 9.2, “un cajón desastre compuesto por diferentes segmentos”.