Los seguros a todo riesgo no lo cubren todo. “Elijamos el seguro de coche que elijamos, hay circunstancias que posiblemente ninguna compañía incluya en sus pólizas”, explican desde el Blog del RACC, en el que la entidad enumera las 15 situaciones que no cubre el seguro del coche.

1. Daños producidos por fenómenos naturales, políticos o sociales extraordinarios. Por ejemplo, inundaciones extraordinarias, terremotos, maremotos, erupciones volcánicas, etc. o atentados terroristas, tumultos populares o acciones de las fuerzas armadas en situación de paz. En estos casos, puede que el Consorcio de Compensación de Seguros asuma la indemnización.

2. Daños causados voluntariamente. Por el tomador, el asegurador, el conductor, el propietario o sus familiares. La única excepción es cuando el daño se ha producido para evitar un mal mayor.

3. Tener un accidente bajo los efectos del alcohol o las drogas. O que una sentencia judicial contra el conductor apunte a esta circunstancia como causa de un accidente.

4. Conducir sin tener el carné. Conducir habiendo perdido todos los puntos o si nos lo han anulado o retirado.

5. Circular con la ITV caducada. En caso de accidente, la compañía sólo asumirá los gastos si el siniestro no ha sido culpa del conductor o se demuestra que no haber pasado la revisión no ha influido en el suceso.

6. Llevar más pasajeros o más carga de la permitida. Sobrecarga u ocasionar daños en el coche durante el proceso de carga y descarga o a causa de los objetos transportados.

7. Omitir el deber de socorro. En caso de accidente nunca debemos omitir el deber de socorro.

8. Tener un accidente entre familiares o vecinos. Tiene que estar claro que el accidente ha sido involuntario y no hay ninguna intención de fraude.

9. Utilizar el vehículo para hechos delictivos o apuestas. Usarlo también para desafíos o pruebas deportivas o provocar un siniestro por mala fe.

10. Declarar hechos falsos. Estafar a la compañía de seguros, equivocarse en los datos o ser poco claro.

11. Tener un accidente o una avería en vías sin asfaltar. Algunas compañías sí asumen los gastos en estos casos, pero no prestan asistencia mecánica.

12. Sufrir daños dentro del recinto de un puerto o aeropuerto. A menos que se haya pactado en la póliza.

13. Tunear el vehículo. Tunear el vehículo y no declarar los cambios a la compañía para que los incluya en la póliza. Las modificaciones también tienen que estar homologadas.

14. Hurto del coche. En el caso de que hayas dejado olvidadas las llaves puestas o dentro del vehículo. En ese caso, el seguro puede no hacerse cargo.

15. Ser menor de 25 años. Muchas compañías no aseguran a los menores de esta edad. Sin embargo, deben constar en la póliza como conductores o en caso de accidente la responsabilidad y sus costes recaen en el propietario.