Como un vecino más de la zona afectada, el tenista Rafael Nadal ha participado en las labores de ayuda tras las inundaciones sufridas, el pasado 9 de octubre, en el municipio de Sant Llorenç des Cardassar, en la Isla de Mallorca.

Según han publicado en diversos medios de comunicación, Nadal, que también ha ofrecido su academia de tenis para alojar a los afectados por la riada, acudió a la localidad para limpiar de barro y agua un taller mecánico, donde el nivel del agua alcanzó los dos metros de altura.

El deportista, vecino de Porto Cristo, a once kilómetros de Sant Llorenç, colaboró como un voluntario más y se solidarizó con los vecinos afectados, de acuerdo a las imágenes grabadas por El Periódico.