Existe la posibilidad en el modelo de 2018 del Audi Q5 de que se produzca un aumento del recorrido del pedal de freno y que el efecto de frenado sea menor al esperado en el eje trasero, debido a una aplicación incorrecta del recubrimiento del émbolo del freno trasero. No se descarta que la distancia de frenado aumente de manera considerable.

Según informa la Agencia Aecosan, en su Red de Alerta Nº: CCAA-210/2018, Volkswagen-Audi España contactará con los propietarios de los vehículos afectados para añadir, revisar y, en caso necesario, reparar el sistema de frenos trasero. Se ha introducido un nuevo punto de control en la fabricación en serie.