Rolls-Royce ha mostrado cómo la robótica se podrá utilizar para el mantenimiento del motor en un futuro no demasiado lejano. En el marco del proyecto “IntelligentEngine”, el constructor se ha asociado con las Universidades de Nottingham y de Harvard para plantear diferentes posibilidades como robots serpientes o nanorobots que pueden recorrer el interior de un motor, informa el portal Urbantecno.com.

Rolls-Royce plantea así una situación donde el motor y su posventa están totalmente conectados y son inseparables. De esta forma, el fabricante proporcionaría servicios como el de la inspección del motor sin necesidad de desmontarlo o incluso, si es necesario, realizar ciertas reparaciones.

La primera solución presentada son los SWARM, robots en colaboración de unos 10 mm de diámetro, que se depositarían en el interior de un motor a través de una sonda de tipo "serpiente" y que realizarían una inspección visual de todo el motor, incluidas las áreas más difíciles. Estos robots estarían dotados de cámaras pequeñas y serían capaces de transmitir las imágenes a un centro de control para que un operador pueda visualizarlo.

En cuanto a los Robots INSPECT, se trata de una red de monitores que, a modo de periscopios, estarían incorporados permanentemente en el motor para inspeccionar, detectar e informar de cualquier necesidad de mantenimiento. Estos monitores, del tamaño aproximado de un lápiz, estarían protegidos térmicamente para permitir soportar el calor extremo que se genera en un motor.

Por su parte, los Robots remotos permitirían un trabajo en el motor de forma remota, como reparar las palas del compresor de un motor, un trabajo de precisión para el que es necesario utilizar láseres para la rectificación, por lo que debe hacerlo un ingeniero cualificado. Gracias a estos robots, puede haber un equipo local mucho menos cualificado que serviría de ayuda a un equipo cualificado que realizaría el trabajo en remoto.

Por último, los Robots FLARE, de tipo serpientes, son lo suficientemente flexibles como para colarse y moverse dentro de un motor, de forma análoga a un endoscopio. Por ejemplo, podrían colaborar con la reparación de parches de revestimientos de barrera térmica que hayan sido dañados.