Lubricantes2012.1Del mismo modo como sucede en el resto de sectores económicos del país, el impacto de la subida del petróleo está siendo letal en el segmento de los lubricantes. No en vano, en los últimos años hemos sufrido enormes subidas en el precio de las bases lubricantes, uno de los productos derivados del refino del petróleo y que son el componente fundamental en su elaboración.

Sin duda, el incremento en los costes de los derivados del petróleo y la escasez de aceites bases en el mercado europeo “han provocado una situación de desabastecimiento en el mercado independiente, traducido en precios más altos con márgenes muy reducidos”.

Esta subida, matiza Dislomar, es un inconveniente que afecta a todos por igual, tanto si lo esperas como si no. “Por consiguiente aquí nadie juega con ventaja, salvo lógicamente ya lo hacían antes por ser una petrolera”.

El petróleo es nuestra materia prima más importante, aunque también influye la paridad euro-dólar y otros factores como la oferta-demanda global de los aceites base.

“La escalada del precio del crudo se traduce en un incremento de muchos de los productos más básicos y cotidianos”, reflexiona Olipes, que agrega que las tres mayores empresas petroleras (Exxon, Shell y BP) controlan una cuota de mercado del 50 % de la producción mundial.

Por ello, prosigue, cuánto más caro esté el petróleo y sus derivados, más ganan las petroleras, al tiempo que a los fabricantes independientes se les presenta un horizonte marcado por la reducción de márgenes y la pérdida de competitividad en el distribuidor y cliente final.

Las firmas más punteras de este segmento llevan años preparadas para adaptarse a estas situaciones cambiantes, pues hablamos de un mercado maduro con volumen constante y pequeño decrecimiento.

Obviamente, en situaciones de crisis y con economías ajustadas, el conductor español reduce el uso de su vehículo. Esto se traduce en un menor consumo de lubricantes, con más competencia y márgenes más bajos.

La fuerte demanda de los países emergentes, la coyuntura global (más de cuatro años) y las decisiones de los productores de petróleo afectan de manera directa a la disponibilidad y el precio de los productos derivados. Entre ellos, el lubricante.

Normativas

Las innovaciones tecnológicas que aparecen en el mercado presentan, como principal objetivo, preservar el medio ambiente. Las leyes son cada vez más estrictas en cuanto a emisiones se refiere, con límites más restrictivos para los nuevos vehículos, y esa circunstancia afecta a los lubricantes.

Las actuales normativas en cuanto a contaminación han obligado que los constructores diseñen vehículos con motores tecnológicamente muy avanzados. Son modernos sistemas de inyección de combustible, gasolina o diésel, o turbocompresores de geometría variable, que precisan lubricantes con tecnología “low saps” (bajo en cenizas, azufre y fósforo) para evitar la colmatación prematura del filtro.

Estos dispositivos necesitan una lubricación específica que únicamente es posible mediante una base perfectamente estudiada. En este sentido, la reducción de emisiones contaminantes ha provocado que la industria de los lubricantes se haya mantenido en constante evolución, con mejoras sustanciales de los productos y mayor porcentaje de bases sintéticas. Esto ha significado llevar a cabo una profunda adecuación de los componentes químicos empleados en los aditivos.

Lubricantes verdes

Los lubricantes verdes (amigos del medioambiente) suponen poco más del 2 % de las ventas mundiales (unos 27.000 millones de dólares anuales), aunque año tras año van ganando participación en los mercados europeos y estadounidenses.

Ya vemos, sin embargo, cómo se están incorporando nuevos conceptos, como viscosidades cada vez más bajas, formulaciones low saps o mid saps adaptadas a los sistemas de postratamiento de gases (DPF-FAD), aditivos adaptados a los biocombustibles y la nanolubricación en fullerenos y en fullerenos inorgánicos.

La tendencia prevista para los siguientes años, junto a la constante evolución hacia la utilización de aceites sintéticos, será la diferenciación entre el mercado de aceites lubricantes para turismos y el diésel pesado. El primero tiende a una mayor especialización y diversificación de las especificaciones de los fabricantes, debido a laLubricantes2012.3 proliferación en el mercado español de motorizaciones asiáticas.

En los lubricantes de motor se está produciendo una rápida evolución hacia productos de mayor calidad, durabilidad y compatibles con las normativas sobre emisiones. Los costes I D son muy elevados, el mercado es muy competitivo y el retorno económico es muy lento.

A largo plazo deberemos empezar a pensar en los vehículos híbridos y eléctricos y en las nuevas tecnologías, que no necesitarán este tipo de producto en gran medida.

Todo ello unido a una mayor duración entre cambios de aceite, nos da una perspectiva no demasiado buena. Las firmas únicamente podrán compensar esta situación con mayor inversión, sin creatividad, iniciativa y competitividad, con el fin de ganar cuota de mercado y permanecer en la mejor posición posible.

Mercado a la baja

La crisis global ha afectado muy seriamente el negocio de los lubricantes, con una reducción de más del 25 % en los últimos años, unida a un bajísimo nivel de precios y márgenes. Lógicamente crisis equivale a vehículos más viejos.

Olipes nos recuerda que desde el inicio de la crisis el número de talleres independientes ha descendido en torno al 10 % en número, con una previsión de continuar este reajuste. No obstante, apuntan, el envejecimiento del parque, con una media superior a los 13 años en 2.015, juega a nuestro favor.

“En nuestro sector hay cambios adicionales que tienen que ver con la evolución de la legislación medioambiental y la disponibilidad futura de materias primas”, recalca Kuwait Petrolium.

Dislomar opina que si la energía y el tiempo que malgastan algunos en quejarse y criticar a su competencia la emplearan en investigar, formar y potenciar la ética profesional, el sector en general saldría ganando en todos los aspectos que conciernen a la gestión empresarial.

Krafft va un poco más allá, pues cree que el mercado está dando un giro: los años de bonanza, en los que todo valía, han dado lugar a una situación económica donde hay fabricantes y distribuidores que, para sobrevivir, prostituyen el mercado, no sólo por precio, sino colocando productos de dudosa calidad.

Mientras, Optimal aprecia una evolución del mercado hacia otros conceptos de rentabilidad y economía, diferentes y más realistas. De esta forma la estabilización y segmentación del mercado llegará a su madurez entre dos y cinco años.

Comercial Liqui Q8-TankerMoly comprende la realidad de los distribuidores, clientes y usuarios y cree que “debemos de apoyarnos entre todos para poder crecer”. Por ello han iniciado diversas campañas de marketing, repartiendo artículos publicitarios entre sus distribuidores e incluso patrocinando equipos deportivos (ej. F1).

Tendencias

La tendencia prevista para los próximos años, además de mejora de las tecnologías y lento pero continuo ascenso de la utilización de aceites sintéticos, será la diferenciación entre el mercado de aceites lubricantes para turismos y el de diésel pesado.

Si en el primero - nos dice Cepsa - se tiende a una mayor especialización y diversificación de las especificaciones de los fabricantes (debido a la proliferación en el mercado español de motorizaciones de origen asiático), en el mercado de aceites lubricantes para diésel pesado los acuerdos realizados entre distintos fabricantes han reforzado la búsqueda de especificaciones cada vez más globalizadas, que permitan economizar su desarrollo. 

En palabras de Olipes, se aprecia una reducción del número de protagonistas en el mercado. Durante los últimos diez años, debido a cierres y fusiones, los productores de lubricantes a nivel mundial se han reducido (de 1.700 a poco más de 1.000 compañías). No obstante, apunta Comercial Liqui Moly, las personas acuden cada vez más a los talleres, lo que hace que aditivos de reparaciones y demás productos sean cada vez más demandados.

El canal de distribución se ha roto por completo y actualmente vemos clientes finales comprando directamente a las comercializadoras de las grandes marcas. Todo ello con el fin (no justificado) de no perder cuota en un mercado de por sí ya maduro y en declive en el consumo de toneladas.

Kuwait Petrolium asevera que, respecto a los lubricantes de motor, se está produciendo una rápida evolución hacia productos de mayor calidad, durabilidad y compatibilidad con las normativas sobre emisiones en vigor de la CEE. Los costes de I D son muy elevados, el mercado es muy competitivo y el retorno económico muy lento.

En los próximos seis-doce meses, Optimal prevé una continuidad en la penetración de los productos de baja calidad, debido a la agresiva guerra de precios que vive el mercado. Estos mínimos márgenes no permiten ofrecer una buena rentabilidad y servicio. La crisis crea confusión y favorece el crecimiento circunstancial de este segmento.

Futuro, cerca

La incorporación paulatina de nuevos diseños y sistemas destinados a la reducción de las emisiones y del consumo de los vehículos han incrementado las exigencias de los nuevos fabricantes a la hora de marcar los requisitos mínimos que deben cumplir los nuevos aceites.

Los vehículos híbridos y eléctricos (algunos motores eléctricos no requieren lubricación, pero otras partes del vehículo sí lo necesitan) abren un nuevo campo en el que hay que estar preparados, apuesta Cepsa.

“La evolución será favorable, ya que cada vez más la aplicación de los lubricantes incide en la rentabilidad y explotación de vehículos y equipos”, apuntilla Optimal, que alberga recuperar a corto plazo el potencial de un mercado reprimido por los recortes. A medio plazo, unos tres años vista, comenzar un incremento del consumo, volumen de mercado y estabilización.

CRC prefiere hablarnos de la situación actual, que es “incierta”, pero también una oportunidad para hacer cambios y adaptar cada empresa a la nueva situación de mercado, muy diferente a la vivida con anterioridad.

“El nuestro es un mercado en expansión que requiere de desarrollo para muchas marcas”, expresa Comercial Liqui Moly, que espera a medio plazo que su marca sea conocida en cada uno de los talleres españoles.

Empresas

Cepsa Lubricantes fabrica, comercializa y distribuye a través de su red comercial aceites lubricantes, bases, grasas y parafinas. Cuentan con un centro de producción de bases parafinas en la refinería de San Roque, complementada con una unida de mezcla y envasado en Lubrisur (también en San Roque).

Desde 1.950 el Grupo Cepsa fabrica y comercializa lubricantes, creando en 1.996 Cepsa Lubricantes como filial 100 %, dedicada a este mercado. Su compromiso es estar siempre a la vanguardia, no sólo en cuanto a productos de máxima calidad, sino en responsabilidad social corporativa y contribución continua a la sostenibilidad medioambiental.

Su principal novedad es la actualización de los niveles de calidad ACEA 2010 para todos sus lubricantes para turismos, además del lanzamiento de la gama Xtar (Hybrid 5W20, Eco Tech CRTD c1 5W30, Eco Tech HDi C2 5W30 y Mega Tech DCi C4 5W30).

Tradicionalmente Cepsa Lubricantes ha gozado de una posición de liderazgo en el mercado español, gracias a la combinación de tres grandes factores: la calidad de sus productos, la variedad y amplitud de su gama y, sobre todo, un gran espíritu de servicio al cliente, que alcanza todos los niveles de la empresa. Su vocación de asesoría en lubricación les lleva a estudiar cada necesidad y solucionar aquellos problemas que pudieran existir para optimizar los procesos de lubricación.

Olipes es, a día de hoy, uno de los de principales fabricantes independientes de aceites y grasas lubricantes, así como productos para el mantenimiento del automóvil, en el mercado nacional. Desde su puesta en marcha de sus instalaciones en España, en 1.993, no ha dejado de escalar en el ránking de marcas más vendidas.

Actualmente se posiciona como la alternativa más rentable en la fabricación de lubricantes y refrigerantes para otras marcas, especialmente en el sector de grasas y lubricantes de motor, con una política de reinversión continua en I D i, que queda patente en su planta de producción de Campo Real (Madrid).

El diseño de sus productos, la fabricación, envasado y posventa están garantizados por los certificados de calidad ISO 9001:2008 y medioambiental ISO 14001:2004.

Olipes brinda al profesional y consumidor final lubricantes sintéticos de baja viscosidad, formulados para responder al desafío de las normativas Stage IIIB de la Unión Europea y Tier 4 de Estados Unidos (EPA).

Nueva-Gama-AceitesSon lubricantes adaptados a los nuevos motores con sistemas de inyección combustible, variables de alta presión y recirculación de gases de escapa (EGR) refrigerada, que garantizan un control preciso de los turbocompresores. Se obtienen así las máximas prestaciones de los sistemas de gestión electrónica del motor (EMS) y protege los sistemas integrados de postratamiento de los gases de escape provistos de filtro de partículas (DPF y FAP) y regenerador termal.

Asimismo, sus proyectos de I D i continúan un imparable avance, con presupuestos que llegan a alcanzar hasta el 75  % de los beneficios de la empresa. Esta política de ser pioneros en el desarrollo de nuevos productos en el sector se palpa en el ambiente de trabajo en Olipes y se refleja en los excelentes resultados obtenidos año tras año.

Por su parte, Kuwait Petroleum International Lubricants es uno de los mayores productores de lubricantes que existen. Pertenece a uno de los grupos petroleros más grandes del planeta y bajo sus marcas Q8Oils y Roloil está presente en los principales mercados.

Sus gamas engloban la práctica totalidad de las necesidades de lubricantes, tanto para automoción como para industria. Destacan por la alta calidad de las bases con las que se elaboran (procedentes del afamado crudo kuwaití) y por estar aprobados por la totalidad de fabricantes de vehículos y equipos.

Su oferta se fundamenta en tres pilares: la calidad de las bases con que se fabrican sus lubricantes, disponer de las aprobaciones firmadas de todos los fabricantes de vehículos y equipos, y estar siempre en vanguardia en el desarrollo de nuevos productos.

Q8 Oils está en plena fase de expansión mundial. En España han iniciado su actividad dentro del negocio del lubricante hace relativamente poco, si bien están ganando terreno con rapidez. La firma está decidida a ser una de las compañías líderes en lubricantes en todo el mundo en pocos años.

Krafft es fabricante y distribuidor de aceites de motor desde hace más de medio siglo. Dispone una amplia gama de lubricantes, desarrollados con las últimas tecnologías. Se trata de grasas, aceites industriales, aceites de motor, aceites de transmisiones y líquidos de frenos.

Acaban de desarrollar una nueva gama de aceite de motor, que contiene productos de primera y media calidad, siempre formulados según las especificaciones de los fabricantes de vehículos.

Del mismo modo, Optimal es fabricante desde 1.974 de aceites, lubricantes, grasas y acondicionadores para metal. Ponen a disposición una extensa gama que cumple con las exigentes normas y certificaciones, europeas y americanas, así como las exigencias más amplias en cuanto a eficacia y propiedades que demandan los productores de automóviles.

Su novedad para el mercado español reside en la incorporación de revitalizante en todos sus lubricantes y aceites, “aportando unas propiedades y beneficios únicos respecto al resto de la oferta de mercado”.

El activo acondicionador que incluyen todos sus productos potencia los beneficios, pues la alta calidad de los lubricantes (tanto minerales como semisintéticos o sintéticos) da una alta rentabilidad y protege contra el desgaste. Sin embargo, la ventaja añadida y exclusiva de Xado consiste en la capacidad de recuperar defectos y desgaste provocados por el uso de los equipos y motores.

Desde Xado Ucrania están en permanente evolución e investigación en el desarrollo de nuevos productos y estudios de mercados y aplicaciones.

CRC produce lubricantes especiales desde 1.958. De hecho, su primer producto fue un lubricante multiuso, llamado CRC 5-56. Los suyos están destinados al mantenimiento profesional de maquinaria y equipos (aceites, grasas y pastas antigripantes).

Esta compañía, que en breve presentará Braklube (un lubricante para el sistema de frenado), posee lubricantes para sistemas de frenado, lubricantes teflonados, pastas cerámicas, lubricantes secos,… Destacan también por el uso de propelentes no inflamables.

La crisis les ha afectado de forma moderada, ya que desde 2.008 implantaron medidas para adaptarse a la nueva situación. Se redujeron costes en todas las cuentas posibles y se buscaron nuevos segmentos de negocio para compensar el descenso en los tradicionales. Continúan actualmente con el desarrollo de nuevos productos, lo más innovadores posibles.

Comercial Liqui Moly inició su andadura en 2.009 con el objetivo de dar continuidad a la marca de productos de la que toma el nombre. Para dar forma a este proyecto empresarial, además de contar con unas amplias instalaciones de almacenaje en Asturias, han incorporado una red de delegaciones comerciales de dilatada experiencia y contrastado prestigio.

Uno de sus principales objetivos es dar a conocer las enormes posibilidades que representa trabajar con los lubricantes y aditivos Liqui Moly, que cuenta con una selecta gama de productos (más de 100 referencias) que destacan por su alta calidad y extensión de los intervalos de cambios de aceite.

Han introducido nuevos aceites, especiales para el mercado de vehículos asiáticos y americanos, y un componente antidesgaste y antifricción denominado Mos2, presente en varios de sus aceites: incrementa el rendimiento de los motores y su protección ante la corrosión y el envejecimiento.

Finalmente, Dislomar es fabricante de lubricantes y productos químicos para la automoción. Conserva asimismo colaboraciones con otros fabricantes, intercambiando tanto información como producto acabado, con el reto de cubrir el 100 % de la demanda.

La firma mantiene como primicia la actualización permanente de toda su gama, con una completa gama de lubricantes, en todo tipo de formatos. En este sentido, su oferta se compone de una línea de artículos de última generación en cuanto a especificaciones y lubricantes de alta tecnología.

Consideran que actualmente los lubricantes cumplen con unas especificaciones técnicas perfectamente normalizadas. Estos niveles de calidad hacen que la única diferencia posible entre marcas proceda del posible valor añadido de imagen y servicio.

Aunque no es tan necesario como hace unos años, Dislomar insiste en potenciar la venta de lubricantes sintéticos de alta tecnología y bajo contenido en cenizas.