Su nombre recuerda al de los reproductores portátiles de Apple, pero el Airpod es un coche del fabricante indio Tata, que promete revolucionar la movilidad urbana con una autonomía de 220 kilómetros (menos de la prevista por el citado prototipo) y una velocidad de 70 km/h. Se trata de un pequeño automóvil, similar al vagón de un funicular, que tiene dos amplias ventanas laterales y una frontal que se une a un techo solar y que posee las funcionalidades de cualquier vehículo, aunque la compañía india no ha adelantado muchos datos acerca de sus futuras especificaciones técnicas.

Lo más interesante es su tanque de aire comprimido, de 175 litros de capacidad y 350 bares de presión, que se puede recargar en estaciones especializadas o mediante un motor eléctrico en un sistema de automoción híbrido. Además, el equipo de ingenieros de Tata contempla la opción de que en el frenado el automóvil recupere parte de la energía en el frenado.

El desarrollo técnico del prototipo está bastante avanzado, pero la compañía asegura que el gran reto es encontrar una forma de comercializar el producto. Aunque los automóviles de aire comprimido son un proyecto que ya lleva varios años esbozado en la industria de coches ecológicos, la compañía india ha avanzado varios pasos por delante de sus competidoras.

Sin embargo, después de tres años de intenso desarrollo, precisa que se halla ya en la siguiente fase de producción de la gama AirPod y ahora busca formas de comercialización del producto. Tata asegura que en los próximos años se verá una gama de AirPod circulando por las ciudades.