Hoy, para recargar un vehículo es necesario enchufarlo a la red eléctrica. Para que la comodidad sea una cualidad intrínseca al vehículo eléctrico, Tecnalia ha desarrollado un sistema de recarga inalámbrica. El sistema consta de un elemento situado en el suelo en el pavimento, que transmite la electricidad a otro elemento receptor ubicado en el vehículo. Cuando el emisor detecta que el coche está encima, se conectan de forma inalámbrica y comienza la transferencia de energía. Es similar a la forma de recarga de un cepillo de dientes, que se realiza con acercarlos simplemente a una base y no es necesario el contacto eléctrico.

Los sistemas desarrollados hasta ahora para la recarga del vehículo son conductivos, en los que la energía se conduce a través de un cable. La novedad de este sistema es que la recarga es inductiva, es decir, la energía se transmite a través de un campo electromagnético. En estos casos, el tiempo de recarga es similar a los conductivos y tienen un rendimiento del 93% de la energía.