Telefónica y SEAT han presentado en Segovia el primer caso de uso en conducción asistida al equipar tanto a un vehículo como a la infraestructura vial con una tecnología que les permite intercambiar información, convirtiéndose en el primer paso hacia las comunicaciones vehiculares V2X (Vehicle 2 everything) sobre redes móviles en un entorno urbano real.

SEAT ha aportado un vehículo modelo Ateca equipado con la última tecnología en conectividad y modificado, para poder ofrecer advertencias al conductor a través del cuadro de instrumentos. La iniciativa también se ha realizado en colaboración con Ficosa, que ha fabricado el dispositivo de comunicaciones C-V2X (Celular V2X) embarcado en el vehículo; SICE, fabricante y suministradora de la infraestructura vial y que ha colaborado en dotar de conectividad a los cruces semafóricos; y Nokia, responsable del despliegue de un servidor MEC (Multi-access Edge Computing), el cual sirve de plataforma de comunicación entre el vehículo y la infraestructura vial.

En concreto, los dos casos uso de conducción asistida que se han mostrado en Segovia han sido:

  1. Aviso al vehículo por parte del semáforo de que existe un peatón cruzando por un paso de cebra en curva ciega a la derecha. Si, además, el conductor demuestra su intención de giro activando el intermitente de giro a la derecha, el vehículo muestra en el cuadro de instrumentos un aviso de peatón cruzando.
  2. Aviso al vehículo por parte del semáforo de que va a cambiar a rojo de forma inminente. Es el vehículo el que decide, según su ubicación, velocidad y trayectoria, si le da tiempo a cruzar el semáforo. En caso negativo, muestra un mensaje de aviso en el cuadro de instrumentos del coche de forma que el conductor pueda realizar una frenada controlada.

Para hacerlo realidad, y con el objetivo de conseguir latencias menores y estables, ha sido fundamental el despliegue del servidor MEC, en el que se ha embarcado la aplicación que actúa como mediadora entre la infraestructura y los vehículos, posibilitando el caso de uso pre 5G.

Ambos casos de uso están basados en el protocolo estandarizado C-V2X, usado por primera vez en España con este demostrador, para permitir las comunicaciones vehiculares haciendo uso de la infraestructura móvil existente. Se muestra así el potencial que existe al combinar el protocolo C-V2X con la información recogida de sensores adicionales (una cámara de detección de presencia de peatones instalada en un semáforo), para proporcionar información sobre el entorno del vehículo y aumentar la seguridad en la carretera.

Esta experiencia se enmarca en el proyecto “Ciudades Tecnológicas 5G”, puesto en marcha por Telefónica el pasado mes de enero, para convertir Talavera de la Reina y Segovia en escenarios reales de 5G donde realizar en paralelo tanto el despliegue tecnológico como los casos de uso que permitan poner en valor las capacidades de la nueva generación de telefonía móvil.