Root Insurances es una startup estadounidense cuya principal premisa es que cuanto mejor conduzcan sus clientes, más barato les saldrá el precio de la póliza. ¿Y cómo saber si son buenos al volante? Pues a través del móvil y de una app.

Así, los conductores se descargan la aplicación y deben usarla mientras conducen en un período de varias semanas. En ese tiempo, los sensores del móvil -como el acelerómetro o el GPS- miden su comportamiento durante la conducción: el frenado, los giros, la regularidad de la ruta. Además, utiliza unos algoritmos para calcular otros riesgos, como saber qué sistemas avanzados de asistencia a la conducción tiene el vehículo. Y con todo ello, Root aplica mayores o menores descuentos.

Desde Root aseguran que su mecánica permite que los buenos conductores puedan ahorrarse más del 50% en sus pólizas de seguro en comparación con las aseguradoras tradicionales. Eso sí, de momento, la aseguradora sólo opera en Estados Unidos.