Pocos errores tienen consecuencias tan aterradoras como tomar una autopista en la dirección equivocada. Para ayudar a prevenir la peor pesadilla de cualquier conductor, Ford ha introducido la tecnología de Alerta de Dirección Contraria para el nuevo Focus.

Es probable que los choques en la dirección equivocada causen lesiones graves y muertes debido a que las velocidades de ambos autos se combinan en el impacto. Según la CEA, en España se produjeron una media de 130 accidentes anuales durante la última década causados por conductores kamikaze, con entre 25 y 30 muertos cada año.

El término es conocido con nombres distintos en cada país. En España, se suele denominar como "conductor kamikaze" a lo que la DGT considera Conductores en Conducción Contraria, mientras que es "Geisterfahrer" en alemán, "spookrijder" en holandés y "conducteur fantome" en francés, cuya traducción, sería "conductor fantasma".

La Alerta de Dirección Contraria se basa en la tecnología ya existente de Reconocimiento de Señales de Tráfico de Ford, que utiliza información GPS del sistema de navegación de a bordo para identificar la ubicación del auto y una cámara orientada hacia adelante montada en el parabrisas para detectar señales importantes tales como límites de velocidad y mostrarlas al conductor en el tablero de instrumentos o en la pantalla Head-up. En situaciones en las que un conductor pasa dos señales de "dirección prohibida" a ambos lados de una vía de acceso a una autopista o autovía, la Alerta de Dirección Contraria emite una advertencia y muestra al conductor un símbolo rojo de "dirección prohibida", así como un mensaje para "comprobar la dirección de conducción".

Ford probó la tecnología, que inicialmente está disponible para clientes en Austria, Alemania y Suiza, en la pista de pruebas de la compañía en Lommel, Bélgica, utilizando señales de "dirección prohibida" instaladas en las vías de acceso. Para probar una mayor variedad de cruces, la cámara del sistema se montó frente a un monitor de ordenador que mostraba un entorno de conducción virtual creado con datos GPS del mundo real.

La Alerta de Dirección Contraria es una de las tecnologías avanzadas disponibles para el Focus, que incluyen funciones que le permiten frenar automáticamente si el coche detecta una posible colisión con peatones o bicicletas, o ayudar a los conductores a realizar maniobras evasivas para evitar obstáculos por delante. Una cámara trasera proporciona una visión de 180 grados para retroceder desde los espacios de estacionamiento o entradas a garajes.