BorgWarner Beru Systems ha suministrado más de tres millones de bujías incandescentes con sensor de presión (Pressure Sensor Glow Plug, PSG) a fabricantes de vehículos en todo el mundo. Mediante la optimización del proceso de combustión, la tecnología PSG ayuda a mejorar el rendimiento y, al mismo tiempo, contribuye a reducir las emisiones en el mismo lugar en el que se originan (en la cámara de combustión).

BorgWarner suministra bujías incandescentes con sensor de presión a numerosos fabricantes de automóviles, como Audi, Isuzu, Opel y VW. La tecnología PSG hizo debutó en 2008 en la versión para Estados Unidos del VW Jetta y, desde entonces, también se ha utilizado en otras plataformas de motores diésel. BorgWarner espera que la demanda siga aumentando en los próximos años y espera alcanzar en el año 2016 la cifra de producción diez millones de bujías incandescentes con sensor de presión.
"La tecnología PSG de BorgWarner ha demostrado que la optimización del proceso de combustión no solo mejora la potencia, sino que también puede reducir las emisiones", comenta Brady Ericson, presidente y director general de BorgWarner Beru Systems. "Teniendo en cuenta las normas cada vez más estrictas en materia de gases de escape a nivel internacional, esperamos que se produzca un aumento continuo de la demanda por parte de los fabricantes de vehículos en todo el mundo".
La PSG de BorgWarner combina una bujía incandescente eficiente para el óptimo comportamiento de arranque en frío con un sensor de presión preciso integrado para aumentar el rendimiento del motor. El sensor determina de forma selectiva para cada cilindro la presión cambiante cíclicamente en la cámara de combustión y la transmite continuamente a la electrónica de control. La PSG permite la adaptación continua de la cantidad de inyección de combustible diesel gracias al establecimiento de una regulación Closed-Loop con señales de presión exactas y, de este modo, optimiza el proceso de combustión. Las bujías incandescentes con sensor de presión, compuestas de una varilla de caldeo de acero robusta y un sensor piezo-resistivo, permiten aumentar el rendimiento del motor, el rendimiento general y la eficacia del combustible y garantizan un comportamiento de arranque en frío eficaz.