Delphi Product & Service Solutions ha lanzado un programa de turbo remanufacturado para los vehículos ligeros más populares diésel y gasolina. Este programa, que ya está disponible y funciona tanto con tecnologías antiguas como nuevas, proporciona calidad de equipo original (OE) al mercado de recambios, así como una alternativa ecológica a la hora de sustituir el turbocompresor.

La tendencia actual a reducir el tamaño del motor para ajustarse a los últimos estándares de emisiones, al tiempo que se sigue ofreciendo ahorro de combustible y un buen rendimiento al cliente, supone un crecimiento espectacular en la producción de turbocompresores diésel y gasolina. Este hecho representa una oportunidad de crecimiento muy importante para el mercado de recambios. Actualmente el mercado se abastece fundamentalmente de unidades nuevas, y está liderado por numerosos fabricantes y distribuidores de turbocompresores que a la hora de sustituir los turbocompresores de geometría variable averiados siguen la política de utilizar únicamente recambios nuevos, debido a la especialización que requiere la reparación.

"Ahora, los talleres pueden ofrecer a los clientes una gama completa de turbocompresores remanufacturados Delphi, incluyendo los de geometría variable, y abarcar las aplicaciones más populares, como BMW, Peugeot, Renault y Volkswagen", afirma Lúcia Veiga Moretti, presidente de Delphi Product & Service Solutions. "Se trata de algo crucial, ya que actualmente los talleres ofrecen servicio técnico a una amplia gama de vehículos y buscan poder ofrecer alternativas a sus clientes".

Todos los recambios de los turbocompresores remanufacturados Delphi han sido sometidos a pruebas estrictas para garantizar que su rendimiento se ajusta a las especificaciones del equipo original. Durante el proceso de refabricación los componentes de sustitución soportan al menos 30 controles de calidad diferentes antes de que la unidad reciba el sello de aprobación.

El lanzamiento inicial de Delphi abarca las aplicaciones europeas más importantes, ya sean diésel o gasolina. Una ampliación rápida de la gama conllevará un aumento de la cobertura del parque móvil hasta el 80% de los modelos que más fallan.

En conjunción con el lanzamiento del producto, Delphi ha desarrollado un curso práctico de formación para los técnicos en el que se describen los principios de funcionamiento de los turbocompresores y de los componentes del sistema circundante. El curso incluye las mejores prácticas a la hora de diagnosticar e identificar los fallos del turbocompresor, como la presión de admisión y los daños por aceite, así como los métodos de mantenimiento e instalación adecuados.

Delphi trabaja también en la introducción de un soporte adicional al diagnóstico en su serie DS para los técnicos que diagnostican potenciales averías del turbocompresor. Esta solución ayudará a localizar en qué punto del circuito de admisión se ha producido el fallo, ya que el código de fallo del turbocompresor puede estar causado por un anemómetro defectuoso, una válvula EGR o una fuga de aire.