Delphi Product & Service Solutions ha lanzado un exhaustivo programa de reparación common rail para las bombas common rail DFP 3 y 6 y los inyectores common rail DFI 1.5, que favorece el cumplimiento de los estándares de emisiones Euro 5 en el mercado de recambios. Actualmente hay en circulación más de tres millones de vehículos que tienen instalado el sistema de inyección de combustible Euro 5 de Delphi, y se prevé que este número aumente de forma significativa en los próximos cinco años.

"La solución de reparación más novedosa de Delphi representa una oportunidad significativa de crecimiento para los talleres a la hora de conseguir que estos vehículos mantengan los estándares de emisiones Euro 5", afirma Lúcia Veiga, presidente de Delphi Product & Service Solutions. "El programa de reparación de Delphi incluye todos los componentes clave del sistema de inyección de combustible common rail. La disponibilidad de estas piezas mejorará aún más las capacidades de la red de reparación del common rail Delphi".

La bomba common rail DFP 6 está equipada con un único sistema de émbolo rotativo y zapata, y genera combustible a alta presión en el sistema de inyección. Con una capacidad de 2000 bares, el lanzamiento cubre aplicaciones Seat, Skoda y Volkswagen.

También con una capacidad de hasta 2000 bares, las bombas DFP3 tienen diseños de dos y tres émbolos. Existe una bomba de transferencia opcional y, además, las bombas cuentan con válvula dosificadora de admisión, solidez del combustible y potencias de alta velocidad. Las bombas DFP3 abarcan aplicaciones Citroën, Dacia, Ford, Hyundai, Mercedes-Benz, Peugeot, Renault y Ssangyong.

Los inyectores de combustible diésel de solenoide rápido DFI 1.5 de Delphi para vehículos de carga ligera cuentan con tasas de inyección de hasta 2000 bares con inyecciones múltiples incrementadas y una separación mínima. El inyector posee un adaptador de válvula combinada (CVA, por sus siglas en inglés), mayor fiabilidad gracias a la tobera de carbono tipo diamante (DLC) y es compatible con combustibles de todo el mundo. Entre sus aplicaciones se incluyen vehículos Chevrolet, Citroën, Dodge, Ford, Great Wall, Hyundai, Kia, Mercedes Benz, Opel, Peugeot, Seat, Skoda y Volkswagen.

Al emplear de forma conjunta el equipo de prueba Hartridge y el software IRIS de Delphi, nuestra empresa contribuye a garantizar que su red de reparación puede diagnosticar, extraer, reparar y volver a montar los sistemas CR de Delphi de la forma más correcta y eficaz. Únicamente la red de reparación Delphi autorizada que dispone de este equipo es capaz de realizar las reparaciones en las bombas DFO3 y 6 y en el inyector DFI 1.5. Delphi proporciona a los miembros de la red un currículo de formación continua que ayuda a garantizar el cumplimiento de los estándares a medida que las tecnologías evolucionan.

Cualquier acción sobre la bomba o el inyector puede generar partículas contaminantes que provocarán el mal funcionamiento del sistema de inyección. La secuencia de limpieza, lavado o aclarado por ultrasonidos es la única forma de eliminar los contaminantes del cuerpo del inyector. El proceso Delphi, las herramientas utilizadas y las pruebas finales realizadas con equipo Hartridge preservan la integridad de los inyectores de solenoide y las bombas de alta presión tras las reparaciones.

Como soporte adicional a sus miembros, Delphi también ha lanzado recientemente un programa de garantía por reparación de dos años para su red common rail. Este programa refuerza la seguridad de que las bombas e inyectores common rail Delphi se reparan con componentes Delphi auténticos a un precio competitivo, además de garantizar que el diagnóstico y las pruebas (en los que se emplean herramientas y equipos de prueba autorizados por Delphi) son llevados a cabo por técnicos cualificados que cuentan con la garantía del sistema de soporte técnico de Delphi.