Los manguitos de intercooler 1.11618 y 1.11619 se caracterizan por su fabricación en alta calidad. Para conseguir una larga vida útil de los manguitos es muy importante conseguir una correcta composición de los materiales. Las combinaciones de cauchos y silicona (MVQ/FMVQ o ECO/MVQ) resisten temperaturas extremas, y son insensibles a la fina niebla de aceite que se va depositando en la pared interior de los manguitos del intercooler.

Al mismo tiempo, los productos siguen siendo elásticos debido al diseño de sus pliegues y de sus insertos de tejido multicapa. La estabilidad que necesitan las manguitos de intercooler la proporcionan los anillos de apoyo y los anillos de refuerzo de acero inoxidable que llevan en los extremos, y que garantizan una perfecta instalación y un firme ensamblaje.

Consejos y Trucos

Para evitar una avería prematura, los manguitos de aire no deben intercambiarse, debido a las diferentes composiciones de sus materiales. Si se observa en los manguitos un exceso de aceite o de sustancias extrañas, como virutas de metal, se debe comprobar si hay algún defecto en el turbocompresor y si el intercooler debe ser también reemplazado.

Cuando se montan, hay que tener cuidado y asegurarse de que los manguitos y sus abrazaderas están colocados en su posición correcta y sin tensión, pues de lo contrario, sería posible sufrir escapes del aire comprimido por el turbocompresor. Esto podría conducir a pérdidas de potencia o incluso a daños en el motor del turbocompresor. Si existiera una fuga, se debería encender en el panel de instrumentos el correspondiente aviso de incidencia en el motor, y reducir la potencia del mismo.

Estructura de los manguitos de intercooler

En la imagen inferior:

1. Inserto textil.

2. Anillos de refuerzo interiores.

3. Anillos de refuerzo exteriores.

4. Diseño de pliegues.

5. Anillos de apoyo de acero inoxidable de alta calidad.

6. Abrazaderas de ensamblaje preciso.