Hella ha desarrollado los faros que iluminarán el camino del nuevo modelo Vantage V8 con el que Aston Martin Racing espera llegar a lo más alto en la nueva edición del Campeonato Mundial FIA de Resistencia, heredero directo de la clásica Copa Intercontinental de Le Mans.

La escudería alada recurre así, por cuarto año consecutivo, a los sistemas de iluminación de Hella para equipar a sus vehículos en esta exigente competición, donde se pone a prueba tanto la resistencia y capacidad de las máquinas, como la pericia de los pilotos a la hora de conducir bajo condiciones de visibilidad y meteorología desfavorables.

En el desarrollo de este modelo, Hella ha trabajado sobre la base del 'Luminator Compact Xenon' -uno de sus productos estrella- para crear un faro de reducido peso total, pero capaz de proyectar una luz xenón blanca, prácticamente idéntica a la natural, hasta 500 metros de distancia.

Además, el nuevo sistema incorpora módulos de 90 milímetros que mejoran el rendimiento durante la conducción nocturna y en situaciones de mal tiempo, lo que supone una ayuda adicional para los pilotos de Aston Martin en su lucha por el título.

El debut de este nuevo modelo se producirá precisamente en la mítica carrera de las 24 horas de Le Mans (Francia), donde los Vantage GTE V8 competirán por hacerse con la victoria en dos categorías diferentes.