Tenneco introdujo en 2008 su gama Walker DPF original para la posventa europea. Desde 2000 la compañía ha sido un proveedor líder de unidades DPF en primer equipo para varios fabricantes de vehículos importantes. Actualmente, millones de vehículos en toda Europa van equipados con esos filtros, que eliminan las partículas en suspensión emitidas por los motores diesel y por un menor número de motores de gasolina. Los DPF necesitan cambiarse entre 80.000 y 120.000 kilómetros de servicio, dependiendo del diseño del sistema o de la forma de conducción.

Tenneco fue uno de los primeros proveedores a nivel mundial en ofrecer tanto aditivos como tecnologías DPF de catalizador recubierto en producciones en serie para los fabricantes de vehículos europeos. Se comenzó la producción de unidades de DPF en el 2000 para los modelos diésel Citroën C5 y Peugeot 406. Existen otras marcas de vehículos que incluyen tecnología DPF suministrada por Tenneco como Audi, BMW, Mercedes-Benz, Fiat, Ford, Jaguar, Smart, Volkswagen y Volvo.
El DPF original de Walker para la posventa combina el catalizador y el filtro de partículas diésel en una pieza ligera y fácil de instalar. Cada unidad está diseñada a medida para cada vehículo siguiendo el proceso de regeneración preferido por el fabricante y ofrece una eficacia de filtración del 95% o más.
Al querer mantener su compromiso de ayudar a los profesionales de la posventa a ganar su cuota de DPF en el mercado de recambio, Tenneco y el equipo de control de emisiones Walker han desarrollado varios recursos de diagnosis, incluyendo jornadas de formación a los talleres y una variedad de posters técnicos.