¿Qué sale más a cuenta: adquirir un coche eléctrico o uno convencional? Cuestiones de este tipo hacen que a día de hoy el coche eléctrico esté en boca de todos... y todas. No en vano, las mujeres son partidarias de estos vehículos tan respetuosos con el medio ambiente, aunque el factor precio continúa siendo un obstáculo difícil de salvar. De hecho, el 30% de las conductoras se decantaría por uno de estos modelos si fuesen mucho más asequibles, según un estudio de la plataforma de vehículos en la red AutoScout24.

El informe, elaborado entre más de un millar de conductoras, señala que, además del precio, hay otros factores que les disuaden de comprar un eléctrico, como la falta de infraestructuras o puntos de recarga. De ahí que el 29% de las mujeres se sientan más "seguras" conduciendo coches con los que poder repostar en cualquier gasolinera.

Asimismo, las limitaciones de autonomía son otro de los frentes que condicionan la compra de estos vehículos eléctricos concebidos más para trayectos urbanitas que por carretera. Y es que sólo pensar en quedarse tirado en la carretera a los 200 kilómetros disuade ya al 5% de las encuestadas.

La complejidad de las reparaciones de los coches eléctricos es también un problema para la mayor parte de las encuestadas, ya que la diferente distribución de sus componentes y el peligro de la tensión eléctrica de la batería obliga a acudir a centros especializados en caso de avería, e incluso entre los propios talleres hay a veces dudas sobre cómo repararlos.

Esta situación contrasta con el caso de los vehículos de gasolina 'tradicionales', donde la supuesta enemistad entre las mujeres y la mecánica es ya un mito del pasado: de hecho, una de cada cuatro conductoras no dudarían en coger la llave inglesa, ponerse el mono de trabajo y arreglarlo con sus propias manos si así se evitan esperas innecesarias o tener que ir al taller.

Por su parte, un 40% prefiere acudir siempre a un taller especializado, ya sea por la comodidad de tener cobertura en carretera o por asegurarse de que su coche vaya a recibir el mejor cuidado. Sin embargo, todavía hay un 15% de conductoras que recurren a sus allegados masculinos cuando se les estropea el coche y no saben qué hacer con él, alegando que su marido, novio o amigo entiende más de coches.