Entre enero y junio de este año, las 15 fábricas de vehículos en España montaron 1.096.082 unidades, con una reducción del 18,34% respecto al mismo semestre del pasado año. Por segmentos, los turismos registran una caída del 18% y los industriales se derrumban un 25%. Como respuesta a semejante evolución, la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) rebajó a finales de julio su previsión de fabricación conjunta para este año a 2,049 millones de vehículos.

Pero las perspectivas económicas en Europa, con una recesión en ciernes en la UE, están empeorando para la recta final del año y el principio del ejercicio próximo. Así, las factorías españolas dan otra vuelta de tuerca reduciendo nuevamente sus planes de producción en otros 100.000 vehículos, hasta 1,95 millones. De ser así, España generará este año 425.000 vehículos menos que en 2011; es decir, un 18% por debajo, en línea con el resultado del primer semestre.
Lejos de los 3 millones que las factorías españolas montaron a mediados de la década pasada, la asociación de fabricantes anhela esas cifras y considera que la industria española dispone de potencial para recuperarlas, por lo que trabaja en un estrategia denominada Plan 3 millones. Fuentes conocedoras del proyecto afirman que esta misma semana empiezan a explicar el plan a las Administraciones (central, autonómica y local) y que a finales de mes lo harán público.
El plan, aunque pensado para el sector, afectaría a otras actividades industriales, pues aspira a que el Gobierno adopte una política industrial transversal. Desde distintos ámbitos se lleva reclamando al Ejecutivo de Mariano Rajoy que se adopten medidas para desarrollar el sector secundario. De hecho, el titular de la cartera de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha declarado en varias ocasiones la voluntad de su departamento de desarrollar medidas que permitan aumentar el peso de la industria en el PIB.
El fin del plan que Anfac presentará al Gobierno y a los partidos políticos en los próximos días es aumentar la competitividad de las factorías de automóviles en España. En definitiva, se busca reducir los costes de producción para poder optar a la adjudicación de nuevos modelos por parte de las matrices de las multinacionales del sector instaladas en España, única manera de aumentar los índices de ocupación y producción de las plantas.
Las medidas que se incluyen en el Plan 3 millones abarcan diversos campos, tanto del ámbito comercial como industrial. En este último apartado, Anfac demanda reformas logísticas, industriales o energéticas, por el coste de la electricidad.