Según datos facilitados del Ayuntamiento de Madrid el número de vehículos abandonados en la calle y retirados por la grúa municipal no ha cejado de descender desde el año 2007. Ese año la grúa se llevó 1.947 coches, mientras que en el 2.011 se retiraron 534 vehículos. Muy lejos de los 2.554 coches abandonados en la calle en el 2003.


El aumento de la vida útil de los vehículos y el envejecimiento del parque automovilístico madrileño que para el 40% de los vehículos supera los 10 años, son causa fundamental para el RACE del descenso en el número de abandonos.
Al tiempo el endurecimiento de la ordenanza de limpieza y gestión de residuos, que en 2009 tipificó esta infracción como "grave" y se multa con 1.500 euros y la concienciación ciudadana, acompañadas de la simplificación de los trámites en la baja de un vehículo colaboran en la progresiva desaparición de los coches abandonados en Madrid.
"Hasta el año 2006 había que estar al corriente en el pago del impuesto de circulación para poder dar de baja un coche. Desde entonces se eliminó este requisito. Eso ha animado a los propietarios a no abandonarlos en la calle. Es mucho más sencillo", explica Rafael Pardo, director general de Aedra.