El Grupo Hella ha conseguido una facturación de 4.800 millones de euros en su último ejercicio fiscal 2011/2012, lo que representa un crecimiento del 9% con respecto al ejercicio anterior.

De esta forma, Hella aumentó su beneficio antes de impuestos, intereses y amortizaciones (EBITDA) en un 8,5% en ese período, hasta alcanzar los 613 millones de euros. Este crecimiento responde, principalmente, al impulso de la demanda de vehículos de gama alta en mercados emergentes y a los últimos desarrollos de la compañía en materia de eficiencia energética, seguridad o tecnología LED, así como a los resultados registrados en el sector automoción en equipo original y aftermarket.

En la rama de automoción, la compañía, experta en Iluminación, Electricidad, Electrónica y Termocontrol, aumentó sus ventas en un 9,4%, hasta los 3.500 millones de euros, mientras que en el área aftermarket la facturación fue de 1.000 millones, gracias al impulso de los mercados de Europa del Este, Asia y Norte América.

Asimismo, Hella obtuvo unos ingresos de 313 millones de euros como resultado de su estrategia de diversificación que, desde el año 2008, le ha llevado a trasladar su experiencia de más de un siglo en tecnología del automóvil a otros sectores como la iluminación profesional, de aeropuertos o alumbrado público.

Por zonas geográficas, el peso de la facturación de Hella correspondió a Europa si bien el 40% del total de sus ingresos procede de fuera del Viejo Continente, lo que está permitiendo a la compañía hacer frente y compensar las fluctuaciones del mercado europeo. De hecho, Hella continua impulsando su presencia en Norte América, así como en los países emergentes de China, India y Brasil.

Finalmente, en línea con su apuesta por la tecnología y la innovación, la empresa alemana destinó durante el pasado ejercicio casi el 9% de su facturación total a inversiones en políticas de I D i, sumando 428 millones de euros dirigidos a la investigación de las últimas tendencias del automóvil y el desarrollo de nuevos productos