Julio tradicionalmente ha sido uno de los meses con mejores ventas  de vehículos. Sin embargo este año las matriculaciones de turismos y todoterrenos cerrarán julio con un retroceso del 16% y alrededor de 66.000 unidades, el nivel más bajo de la historia para ese mes.

De esta forma, el mercado automovilístico español se situará en los siete primeros meses del año en el entorno de las 472.000 unidades, lo que se traduce en una caída superior al 9% en comparación con el mismo periodo del 2.011. A falta de dos días para el cierre del mes de julio, las matriculaciones de automóviles se situaban el sábado en 54.600 unidades, lo que supone un descenso del 15% en comparación con el mismo período del año anterior.

Por canales, destaca el fuerte retroceso experimentado en las compras efectuadas por las empresas de alquiler, que adquirieron un total de 9.600 vehículos, un 28,5% menos que en el mismo período de julio de 2011. Por su parte, las ventas a particulares sumaban 28.200 unidades a falta de dos días para la conclusión de julio, un 11,4% menos, mientras que las compras por parte de empresas bajaban un 12,7%, con 16.800 unidades.