El plan PIVE ha generado 40.000 reservas desde su implantación a mediados de octubre, lo que supone más de la mitad de los 75 millones que ha presupuestado el Gobierno, y los concesionarios prevén que se agote la partida en enero. Así lo ha manifestado el presidente de la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto), Jaume Roura, durante la inauguración del Foro de Automoción que se celebra este viernes en el marco del Salón Ocasión de Fira de Barcelona.

El presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam), Juan Antonio Sánchez Torres, ha constatado que hasta ahora se han hecho entre 11.000 y 12.000 matriculaciones de las reservas. También ha señalado que el 9% de las reservas corresponden a vehículos usados de menos de un año de antigüedad, el máximo que prevé el plan.
Tanto Sánchez Torres como Roura se han mostrado satisfechos con los resultados que está reportando el Plan Pive, pero han advertido de que si no se renueva, la caída de las ventas el año que viene será "desastrosa e insostenible", por debajo de las 700.000 unidades.
Roura ha señalado que el plan supondrá un aumento de las ventas de entre el 10 y el 15% sobre lo previsto, pero ha remarcado que el sector necesita la ayuda de este plan para todo el 2013.