Este es uno de los datos más esclarecedores que se extraen del estudio realizado por  GT MOTIVE y CETRAA: Percepciones de los Talleres de España por parte de los Automovilistas. La encuesta ha recogido la opinión de más de 400 automovilistas que tenían que respondieron a preguntas relacionadas con sus hábitos cuando visitan los talleres de reparación.

Uno de los "puntos calientes" del estudio es el que preguntaba por los criterios que llevan a los conductores a elegir un taller. Al encuestado se le ofrecían 13 razones y debía marcar las que consideraba importantes. Pues bien, casi el 100% de los más de 400 encuestados señalaron laconfianza para seleccionar un centro y no otro. Es más, las 6 respuestas más "votadas" tienen que ver con la confianza y la credibilidad: Confianza; trato recibido; que el taller aporte consejos y explicaciones eficaces; rapidez en la reparación; fidelidad al taller (ir siempre al mismo); la recomendación personal de otros usuarios.

Así que contrariamente a lo que a priori podríamos pensar es la confianza y no el precio (elegido "solo" por el 70% de los encuestados) lo que atrae a los clientes de un taller.

Después del precio, es la cercanía al taller lo que más influye en una futura elección entre los encuestados (algo menos del 70% marcaron esa casilla). Sólo otra opción fue señalada por más de la mitad: Que el taller sea del canal marquista (55%). Las últimas cuatros opciones eran las que se referían a la independencia del taller (45%), a que ofreciera ofertas y promociones -que también tiene que ver con el ahorro- (44%), a que pertenezca a una red (43%) y para terminar la que señalaba que el taller hubiera sido recomendado por Internet (17%).

Así pues, el mensaje es claro, ni en tiempos de crisis, como los que estamos viviendo, el cliente se fija tanto en el precio como en la impresión que le cause el taller. La mayoría de los conductores prefiere pagar un poco más antes de arriesgarse. Y es que en esto, como en tantas otras cosas, somos tradicionales y un poco conservadores, y variando un poco el dicho, podríamos afirmar que "más vale lo bueno conocido, que lo malo por conocer".