Las matriculaciones de turismos han caído un 8,2% entre enero y junio respecto a idéntico periodo del año pasado, hasta las 406.070 unidades, según la asociación de fabricantes (Anfac). Se trata del peor semestre desde 1993 (cuando se registraron 406.687 operaciones). Y la actividad no da signos de mejora: el sector prevé que este año sea el peor desde que se creó el registro de matriculaciones, en 1989, con solo 750.000 coches vendidos (frente a los 1,6 millones de hace cinco años). Además, la parte del negocio que más está sufriendo es la venta a particulares, que acumula dos años de caídas sin tregua.

En el primer semestre las ventas en este segmento descendieron un 10,6%. La elevada tasa de desempleo y la falta de confianza en el futuro de la economía llevan a muchos conductores a mantener su coche viejo más tiempo. La posible imposición de peajes en las autovías y la próxima subida del IVA también están perjudicando al mercado, según Anfac. La caída en picado de las visitas a concesionarios registrada en junio -cercana al 30%- augura un mal mes de ventas también en julio.

En este contexto, la industria propone que el Gobierno incentive la compra de vehículos, tal y como se ha hecho en Cantabria. En la comunidad cántabra, a partir del 9 de julio, el propietario de un coche de más de 10 años que lo cambie por otro nuevo obtendrá descuentos de 1.200 euros en el precio (900 aportados por los concesionarios y 300 por el Ejecutivo cántabro).

Las previsiones de la patronal de los concesionarios tampoco son alentadoras. Faconauto, ha recortado en 30.000 unidades las ventas de coches este año hasta las 720.000 unidades, con lo que modifica su previsión anterior fijada en 750.000.

Con este resultado, los concesionarios advierten de que el mercado del automóvil ha entrado en España en una situación "insostenible", por lo que urge la aplicación inmediata de ayudas al sector.

Las perspectivas de futuro apuntan, según Faconauto, a que la situación depresiva de este mercado se mantenga en la segunda mitad del ejercicio, ya que se venderían menos unidades que en la primera mitad, pues no se cuenta con factores de estacionalidad que animan otros canales de venta.