Las ventas de vehículos de ocasión cayeron un 7,4% en 2012, hasta situarse en 1.576.304 unidades, lo que situó la relación de ventas VO/VN en valores de 2,3 a 1, el más alto de la historia. El mercado de VO acumula así un retroceso del 23,4% desde que estallara la crisis hace ya cinco años, según la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam), que representa a 4.600 concesionarios y servicios oficiales y 3.000 compraventas.

De esta forma, las operaciones con vehículos de segunda mano cierran el año con unas cifras por debajo de las inicialmente previstas debido a un mes de diciembre especialmente negativo, con 137.840 unidades vendidas, lo que supone un 28,8% menos que en el mismo periodo de 2011.
En este sentido, el mercado de VO comienza a mostrar claros signos de agotamiento al marcar la peor cifra de cierre desde el comienzo de la crisis y contagiándose así de la trayectoria bajista que dibuja el mercado de nuevos. Las matriculaciones retrocedieron un 13,4% con un volumen final que roza las 700.000 unidades, el más bajo de los últimos 25 años.
Para Ganvam, si algo caracteriza al mercado de usados es el protagonismo de las operaciones entre particulares que representan ya el 58,1% del total, si bien en este último año descendieron un 7,2%. Las compras a profesionales, por su parte, bajaron también un 7,6% en 2012 a pesar del impulso que el Plan PIVE aportó en el último trimestre a las operaciones de usados de hasta un año.
De esta forma, los principales clientes del mercado de usados siguen siendo los particulares, que representaron el 83,3% de las compras totales de VO en 2012, con un descenso del 1,1% respecto al año anterior. Los consumidores, afectados por la crisis de confianza y la falta de financiación, siguen decantándose mayoritariamente por vehículos de bajo precio -mileuristas-, caracterizados por su alto kilometraje y elevada edad.
Esto explica que los vehículos de más de diez años incrementaran su peso sobre el total del mercado de turismos de VO en dos puntos porcentuales, alcanzando una cuota del 46,4%. En 2007 estos vehículos representaban el 29,2% del volumen total.
Este crecimiento de los vehículos más veteranos se produjo a costa de los turismos de entre cinco y diez años, que supusieron el 26% del mercado, perdiendo un punto porcentual con respecto al año pasado, y de los de entre tres y cinco años, que acapararon el 11% del mercado, frente al 13% del año pasado.
Los de menos de tres, por su parte, aumentaron su representación en un punto, hasta alcanzar el 17%, impulsados en gran medida por los efectos del Plan PIVE, al permitir acogerse a los seminuevos de hasta un año de antigüedad.
Para el presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, "la crisis está llevando a muchos españoles a buscar un vehículo de ocasión sólo guiado por el factor precio sin importar qué se compra y a quién se compra. A diferencia de los particulares que ofrecen vehículos sin revisar, sin contrato, sin garantía europea, los profesionales actúan con todas las de la ley, es decir, ofreciendo un contrato sin cláusulas abusivas, una garantía de al menos un año y una fiabilidad técnica y administrativa que nunca ofrecerá un particular".