Sylvia Gotzen, CEO Figiefa habló de la actividad de la asociación en defensa de la distribución multimarca en Europa. Uno de los aspectos más destacados es el acceso libre a la información técnica, y anunció que en septiembre de 2020 entrará en vigor una nueva normativa, detallando que la información e identificación sobre piezas deberá aparecer en formatos “legibles por máquinas y procesables por bases de datos”.

Además, para la diagnosis, reparación y mantenimiento, los datos del vehículo deberán ser accesibles por el puerto OBD, sin restricciones, salvo que, durante el trayecto, estos datos estarán disponibles sólo para lectura. Aun así, ocurre que las herramientas de diagnosis multimarca no pueden usar el certificado del constructor del vehículo, lo que limita algunas de las acciones de borrado de códigos de error, por ejemplo. Por ello, Figiefa continuará trabajando para que todas esas funciones puedan ser accesibles por los distintos operadores.

“El debate no se debe centrar únicamente en el acceso justo a los datos, sino también en que este acceso sea completo y que los operadores independientes puedan acceder y desarrollar las mismas funciones y servicios que actualmente se desarrollan en un concesionario, como actualizaciones de software o sistemas de comunicación directa con el conductor, como los que se realicen a través del salpicadero o los comandos de voz”, apostilló Gotzen.