La llave del futuro es digital y ofrece más funciones que sus predecesoras analógicas: imposible de perder o robar, nunca hay necesidad de buscarla. Esto se debe a que se almacena de forma segura y específica para cada usuario en una aplicación para smartphones. Con ‘Perfectly Keyless', el teléfono reemplaza la llave analógica del vehículo. Este concepto puede ofrecer a los propietarios de vehículos privados una mayor comodidad, pero donde realmente brilla es en flotas de vehículos con múltiples conductores. Se acabó el intercambio de llaves: los gestores de flotas y los proveedores logísticos utilizan simplemente la aplicación para dar acceso a los conductores a los vehículos.

La empresa cree que existe un gran mercado para su solución, que se estrena mundialmente en la feria IAA para Vehículos Comerciales de Hannover. En Alemania, entre los clientes potenciales, se encuentran unos 15.000 proveedores logísticos. La mayoría de ellos gestionan al menos una docena de vehículos y conductores.

De este modo, es posible conceder el acceso a los vehículos con unos pocos clics. En el futuro, la solución de Bosch les permitirá a los proveedores logísticos integrar completamente la gestión de claves digitales en sus sistemas de envíos y planificación. Tan pronto como el envío asigna a los conductores y camiones una ruta determinada, el sistema genera automáticamente llaves digitales para los vehículos y las envía a los teléfonos inteligentes de los conductores. Si la programación de la ruta cambia, el software ajusta las llaves en consecuencia.

La gestión digital de llaves de Bosch conecta los camiones y la aplicación para smartphones a través de la nube. Los operadores o gestores de flotas utilizan la aplicación para asignar un camión a un conductor para una ruta en particular. ‘Perfectly Keyless' genera una llave digital personal y segura y la envía a través de la nube al camión y al smartphone del conductor. Cuando el conductor se acerca al camión asignado, los sensores instalados en el camión detectan el smartphone a través de una conexión inalámbrica. Las puertas del vehículo se abrirán solo si la llave del teléfono sirve para en la cerradura digital del vehículo. Estos sensores también pueden indicar cuando el conductor está en el asiento del conductor y el motor arranca tan pronto como el conductor pulsa el botón de ‘start-stop'. Cuando el conductor sale del vehículo al final del viaje, el sistema lo detecta y cierra las puertas automáticamente.

Pero, ¿qué sucede si se agota la batería del smartphone o si el dispositivo se ha perdido? En el futuro, la llave del vehículo en el smartphone funcionará incluso aunque la batería del teléfono este agotada. En ese caso, el teléfono y el camión se comunicarán utilizando la conexión de proximidad NFC, un protocolo inalámbrico para compartir datos en distancias cortas. Si el smartphone se pierde o es robado, y la aplicación con él, la llave digital puede ser desactivada directamente online, bloqueando así el acceso al vehículo. No podrá abrirse y ponerse en marcha hasta que el gestor de la flota utilice la aplicación para proporcionar acceso al camión a otro conductor o a un teléfono nuevo.