Los pasajeros de los Volkswagen Polo (modelos 2018-2019) podrían sufrir lesiones diversas si el asiento izquierdo y el central del banco trasero -en sentido de la marcha- están ocupados al mismo tiempo, combinado con una situación de marcha particular.

En caso de fallo, la parte trasera no está asegurada por el sistema de retención si se produce un accidente o se da un frenazo, informa la Agencia Aecosan en una nueva Red de Alerta (Nº: CCAA-310/2018).

En consecuencia, Volkswagen-Audi España contactará con los propietarios de los vehículos afectados, para que dejen de utilizar la plaza central trasera de forma provisional hasta que implementen una solución definitiva.