General Motors y Honda han anunciado un acuerdo para avanzar en la creación de nuevos componentes químicos en las baterías, incluyendo células y módulos, para acelerar los planes de ambas compañías en la movilidad eléctrica. La batería de próxima generación ofrecerá mayor densidad de energía, envases más pequeños y capacidades de carga más rápida para los productos futuros de ambas compañías, principalmente para el mercado de América del Norte.

Según el acuerdo, colaborarán en el sistema de baterías de próxima generación de GM con la intención de que Honda obtenga los módulos de baterías de GM. La escala combinada y las eficiencias de fabricación globales brindarán un mayor valor a los clientes.

“Este nuevo acuerdo de varios años con Honda demuestra la capacidad General Motors para innovar hacia una cartera eléctrica rentable”, ha declarado Mark Reuss, vicepresidente ejecutivo de Desarrollo Global de Productos, Compras y Cadena de Suministro de GM. “Nuestra experiencia en  vehículos eléctricos y la estrategia de inversiones en electrificación, junto con el compromiso de Honda con el avance de movilidad, se traducirá en mejores soluciones para nuestros clientes y el progreso es nuestra visión de cero emisiones”.

GM y Honda ya han tenido una relación en torno a la electrificación, habiendo formado la primera empresa conjunta de fabricación de la industria para producir un sistema avanzado de celda de combustible de hidrógeno en el horizonte 2020. Los equipos de desarrollo integrados están trabajando para lograr una solución más económica para los sistemas de almacenamiento de células de combustible y de hidrógeno.