Durante la fabricación de los modelos Honda HR-V (RU1) de gasolina y transmisión manual, de 2016, 2017 y 2018, el cableado de cabina situado en el vano motor es empujado para hacer el proceso más fácil. Al empujar el cableado, una brida de sujeción del mismo podría romperse o salir de su alojamiento en la parte delantera izquierda del chasis (junto a la torreta izquierda de la suspensión).

En alrededor del 10% de las unidades con esta incidencia, el cableado entra en contacto con el soporte de la transmisión. La vibración de la transmisión puede causar daños en el cableado por fricción resultando, si los filamentos son expuestos, en un cortocircuito y en un fusible fundido. En este caso, el vehículo podría no arrancar y/o el limpiaparabrisas dejaría de funcionar.

La Agencia Aecosan informa en una Red de Alerta (Nº: CCAA-285/2018) que Honda Motor Europe contactará con los propietarios afectados para revisar el cableado del habitáculo y de su brida de sujeción, y en caso necedario, proceder a la reparación del mismo.