La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Murcia ha condenado a un taller a pagar 4.570 euros al comprador de un coche que se averió a los tres meses de su venta y que no reparó pese a existir una resolución judicial que le obligaba a ello. La sentencia señala que el Juzgado de Primera Instancia de Murcia número trece, en una resolución dictada hace ahora un año, estimó la demanda presentada por el comprador y condenó a la empresa "G.L., S.L." a pagar 6.132 euros, más los intereses legales.

La sentencia fue apelada ante la Audiencia Provincial de Murcia por la demandada, que discrepó del valor asignado al coche, que el juez fijó en 5.370 euros, porque el mismo se había depreciado al haber estado en circulación tres meses.

La sala ha estimado este punto concreto del recurso y ha rebajado 800 euros por ese capítulo, por lo que valora el turismo en cuestión en 4.570 euros. Lo que sí mantiene el tribunal es el resto de la condena recogida en la resolución judicial, que incluye 156 euros por el servicio de grúa; 167 euros y 125 euros por gastos de desplazamiento a los talleres de la demandada y otros 113 euros por el cambio de neumáticos.

La Audiencia cita como antecedente de esta causa la sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia número Uno de Murcia que, en enero de 2009, condenó a la citada empresa "a poner a disposición del demandante el vehículo adquirido totalmente reparado, con cargo a la misma de los correspondientes gastos de reparación".

En ese primer proceso, la empresa fue declarada en situación de rebeldía, ya que no compareció, y no cumplió con la obligación de reparar el vehículo.