Como todos los años, Atarvez recuerda algunos breves consejos sobre las cuestiones a tener en cuenta en el vehículo, antes de salir a la carretera y así poder evitar desagradables sorpresas debidas a las inclemencias meteorológicas. La asociación zaragozana incide en algunos de los elementos que pueden haberse deteriorado en los últimos meses previos a la llegada del invierno.

  • Alumbrado. Un elemento importante en las revisiones periódicas y que toma más relevancia de lo normal en invierno, cuando hay menos horas de luz y las inclemencias meteorológicas pueden reducir la visibilidad. No sólo se necesita ver correctamente, también ser vistos y tener en cuenta que la visibilidad en ciertos momentos puede ser reducida y la niebla, lluvia o nieve van a ser más frecuentes en esta estación, por lo que un equipo de luces en perfecto estado de funcionamiento es primordial.
  • Neumáticos. Son el punto de contacto que une el coche con el asfalto, por lo que son de vital importancia para la seguridad. En caso de lluvia, unos neumáticos en mal estado aumentan la posibilidad de hacer aquaplaning, por lo que es fundamental su revisión. En zonas de mucho frío, se puede optar por montar neumáticos de invierno, capaces de ofrecer un agarre muy elevado sobre agua, nieve, y sobre asfalto seco, siempre que éste se encuentre por debajo de los 7º C.

Hoy en día, la mayoría de los talleres disponen de servicio de custodia en caso de no poder guardar los de verano y viceversa. Además, existe una gran oferta de cubiertas “todo clima” que permite circular con ellas todo el año y estar, a su vez, homologadas para circular con ellas por nieve sin la necesidad de colocar cadenas.

  • Las cadenas. Un elemento que no debe de faltar en el maletero y que, muchas veces, es obviado, pero muy importante si se va a hacer algún viaje por zonas de montaña o en días donde alerten de nevadas a baja altura. Existen actualmente muchos tipos dependiendo del uso que se les vaya a dar (esporádico o frecuente). Es imprescindible practicar la colocación antes del invierno.
  • Batería. La batería debe ser revisada en el taller y más cuando llegan las bajas temperaturas. Con el frío, aumenta la posibilidad de que se descargue. En estos días se van a utilizar más los sistemas eléctricos como calefacción, alumbrado, limpiaparabrisas, etc., y es necesario una batería y sistema de recarga en buen estado.
  • Climatización. El perfecto estado de la calefacción es necesario en cualquier momento, pero más todavía en esta época y nunca olvidar que la forma más rápida de desempañar un parabrisas es el aire acondicionado. También se debe comprobar el funcionamiento de luneta térmica trasera y desempañado de retrovisores en caso de que el coche este equipado.
  • Anticongelante/ Refrigerante. No sólo vale revisar el nivel, conviene comprobar el punto de cristalización. Este líquido con el tiempo pierde propiedades y puede llegar a producir averías muy graves en caso de no estar en buen estado. Un profesional podrá decir el estado y periodo recomendado de sustitución.
  • Limpiaparabrisas y lavaparabrisas. Las escobillas de limpiaparabrisas se deben cambiar aproximadamente una vez al año y el líquido de lavaparabrisas debe ser de calidad para que no se congele fácilmente. Además, hay que asegurarse de que salga de forma correcta.
  • Frenos. Con el pavimento húmedo, mojado o nevado la distancia de frenado se puede multiplicar por cinco. por lo que se debe llevar siempre en perfecto estado este sistema.
  • En la guantera y maletero. Además de los elementos obligatorios, hay que llevar en la guantera un cargador de móvil, guantes (serán muy útiles en caso de tener que colocar cadenas, un rascador para retirar la nieve o escarcha de las lunas, y ropa de abrigo por si llega el caso en el que quedarse inmovilizado sin poder poner la calefacción. A la hora de hacer un viaje, se debe llenar el depósito del todo e intentar que no baje de la mitad ya que, en un atasco durante horas, a baja temperatura, habrá que dejar el motor encendido y la calefacción para poder calentarse.
  • El tiempo. Se puede consultar la previsión climatológica e incidencias en puertos y carreteras en cualquier momento gracias a los medios de comunicación y aplicaciones de móvil. Por lo que se debe estar informados antes y durante el trayecto, pero está prohibido manejar teléfono y navegadores mientras se conduce.