Cuando el agua se convierte en diésel

Cuando el agua se convierte en diésel

El fabricante de automóviles Audi acaba de anunciar la creación del primer lote de ‘e-diésel’ líquido en un centro de investigación en Dresde. El combustible transparente se produce a través de un proceso de “energía a líquido”, ideado por Sunfire, una compañía alemana de tecnología limpia y socia de Audi.

 

El proceso utiliza dióxido de carbono, el gas de efecto invernadero más común, que puede ser capturado directamente del aire. Este dióxido de carbono es creado en gran medida por la quema de combustibles fósiles y contribuye al calentamiento global.

A diferencia de los combustibles fósiles convencionales, el ‘e-diésel’ no contiene azufre y otros contaminantes. “El motor es menos ruidoso y se crean menos contaminantes”, recalcó Christian von Olshausen, de la empresa Sunfire.

La conclusión es que Audi podrá mover coches con agua, o casi. La receta es bien sencilla: tome agua y caliéntela a más de 800ºC para dividir sus moléculas en hidrógeno y oxígeno mediante electrolisis.

Después coja el hidrógeno e introdúzcalo en un reactor junto con CO2 procedente tanto del ambiente como de una planta de biogás, para someterlo a determinada presión y temperatura usando electricidad procedente de fuentes renovables. Así se obtienen unos hidrocarburos similares al petróleo en crudo, que pueden ser refinados hasta obtener el e-diésel.

Este combustible supone una vía más a los combustibles alternativos capaces de ser usados en trayectos de larga distancia sin añadir impacto de emisiones al medio ambiente, además de usos en otros sectores diferentes a la automoción.

Deja un comentario