España, un buen país para comprar descapotables

España, un buen país para comprar descapotables

¿Qué conductor no sueña con sentir el sol y la brisa en su cara mientras conduce? Esta escena en países mediterráneos no solo es idílica, sino también muy deseada, dado el buen tiempo que les caracteriza. Sin embargo, disfrutar de la conducción de este modo en España resulta más barato que hacerlo, por ejemplo, en Francia o Italia, al menos si se acude al mercado de VO. En concreto, para un español, atendiendo a los diez descapotables usados más demandados, es hasta un 12,7% más económico de media que para un italiano o un francés, según datos de la plataforma internacional online de automoción AutoScout24.

En España, el importe medio se mueve en torno a los 22.500 euros, mientras que en Italia supera los 25.000 euros y en Francia roza los 24.500 euros. No obstante, los descapotables no son exclusivos de los países mediterráneos, también hay demanda en países más septentrionales como pueden ser Bélgica y Holanda, ayudados por su cercanía al mar. En ambos países, los precios oscilan entre los 22.000 y los 24.000 euros, en línea curiosamente con los países mediterráneos, a pesar de las diferencias notables de sol y temperatura.

Entrando en detalle en qué descapotables demanda el comprador, si hay algo que tienen en común españoles, italianos, franceses, belgas y holandeses es que el más deseado en el mercado de VO es el Porsche Boxster, pero en función del país hay diferencias grandes de precio. Alguien que quiera comprar este modelo en España deberá pagar algo más de 24.000 euros de media, pero en Bélgica, por citar extremos, alcanza los 27.000 euros y en Francia, los 30.000 euros.

Además, España tiene una particularidad con respecto a los otros países analizados. En concreto, de los diez modelos más demandados, dos cuestan de media menos de 6.000 euros: el Alfa Romeo GTV Spider y el Fiat Punto Cabriolet. Esto solo ocurre en nuestro país, donde los modelos más exclusivos son más asequibles y conviven al mismo tiempo con otras opciones más económicas.

De hecho, entre los modelos más deseados en nuestro país, también encontramos el Porsche 911 y dos modelos de Mercedes-Benz, el SL o E-Class Cabriolet. Estos deseos sí son más exclusivos y no están al alcance de todos los bolsillos, con un gasto mínimo de 30.000 euros, aunque siempre serán más asequibles que si se quisiera comprarlos en el mercado de nuevos.

Y en el otro extremos de esta demanda tan “bipolar”, los españoles también dirigen sus miras a modelos más asequibles, como el Mazda MX5 y el Fiat 500 C; o bien los BMW Serie 3 y Z, que ya proporcionan cierto estatus en carretera, pero en ningún caso suponen gastos superiores a 20.000 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*