Además de las últimas novedades de la industria, el Salón del Automóvil de París, que se celebra hasta el próximo 14 de octubre, acoge la exposición de un Bugatti Chiron a tamaño real fabricado con más de un millón de piezas de Lego, para cuya construcción se han requerido casi 13.500 horas de trabajo.

La estructura externa del vehículo está creada con segmentos triangulares interconectados que crean una especie de tela rígida capaz de reproducir las formas del modelo original. En el interior se ha recreado cada detalle del automóvil, desde los asientos hasta el salpicadero y el volante. El Chiron de Lego incorpora elementos totalmente funcionales, ya que el coche se puede mover, informa el periódico La Vanguardia.

Con un peso de 1,5 toneladas y equipado con sistema de propulsión que rinde 5,3 caballos (1.500 CV en la versión real), el automóvil hecho con piezas de Lego puede alcanzar una velocidad de algo más de 20 km/h (420 km/h en el Chiron original).

Para que pueda circular, está calzado con ruedas y neumáticos convencionales. El alerón trasero, el velocímetro, las luces delanteras y traseras o el volante desmontable, entre otros componentes, son funcionales, aunque están hecho de piezas de Lego.