La pandemia del Covid-19 ha provocado una situación sin precedentes, que ha influido en el comportamiento de la sociedad. Los consumidores han modificado sus actitudes para adaptarse a los nuevos requerimientos sanitarios. Tras tener el vehículo parado durante meses y levantadas finalmente las restricciones, ha sido necesario una revisión del mismo, por lo que llevarlo al taller se ha convertido en algo imprescindible y hacerlo con las mayores medidas de seguridad es fundamental. En este sentido, según revela un estudio elaborado por Continental y la Fundación CEA, tres de cada cuatro españoles se han sentido seguros al acudir a su taller de confianza y no han tenido sensación de riesgo de contagio.

Los talleres se han volcado por hacer que sus clientes y empleados se sientan totalmente seguros y confiados en esta “nueva normalidad”. Muchos han apostado por adherirse a una serie de garantías de seguridad y no es de extrañar, ya que la encuesta también revela que uno de cada cuatro encuestados sí que le da mucha importancia al hecho de que los talleres cuenten con un sello de “Centro protegido”.

En este sentido, Continental se incorporó el pasado mes de junio a la iniciativa del sello “Centro protegido frente al Covid-19”, supervisado por TÜV SÜD. La compañía se unió a través de sus tres redes de talleres especialistas: red de talleres VDO y los expertos en tacógrafo DTCO+; los Centros de Frenos ATE; los Centros de Reparación Diésel (DRS); Red de Taxímetros; la red de talleres Eurotyre; y BestDrive.

En concreto, el protocolo del sello “Centro protegido frente al Covid-19” se basa en tres pilares fundamentales: seguridad para las personas, seguridad para los procesos y seguridad en medidas de higiene. Tanto los trabajadores como los clientes tienen a su disposición mascarillas, guantes y gel hidroalcohólico. Asimismo, se ha nombrado y se ha dado formación al “Responsable de seguridad frente a Covid-19” del taller, quien debe conocer los protocolos de manipulación de objetos de intercambio entre empleados y entre empleados y clientes (vehículos, documentos, llaves, etc.); el proceso, periodicidad y modo de desinfección de máquinas, herramientas y áreas comunes; además de asegurarse de que se respetan las distancias entre áreas de trabajo, para lo que también se han instalado mamparas de protección.

El distintivo “Centro protegido frente al Covid-19” está auditado y emitido por TÜV SÜD, empresa de origen alemán con sede en Múnich especializada en certificación, ensayos, auditorías y formación. Éste permite ofrecer a los clientes la mayor seguridad y confianza en esta coyuntura tan especial en la que nos encontramos. El sello se obtiene tras superar un proceso de formación, validación y verificación, que cuenta con el asesoramiento técnico de TÜV SÜD para validar el proceso de obtención y su posterior auditoría asegurando la correcta interpretación y entendimiento de todas las medidas de protección, limpieza e higiene a adoptar por parte del concesionario o taller.