Después de la celebración en Toledo estos días de las XXV Jornadas Nacionales de ITV, los organizadores destacan una serie de aspecto:

1.- La urgente necesidad de la transposición de la Directiva 2014/45/UE, de 3 de abril de 2014, relativa a las inspecciones técnicas periódicas de los vehículos de motor y de sus remolques, al objeto de actualizar y ampliar los controles que se hacen en las estaciones de ITV.

Es determinante que las estaciones de ITV accedan, en soporte digital, a los datos sobre emisiones declarados por los fabricantes en el momento de homologación de los vehículos. La inspección técnica de vehículos del futuro deberá dar lugar a una ITV conectada 4.0 en estrecha colaboración con la industria.

2.- Incremento considerable de los grupos de trabajo de CITA (Comité Internacional para la Inspección Técnica de Vehículos) al objeto de conseguir procedimientos de inspección efectivos para el control de emisiones.

En concreto, el proyecto SET II sobre inspección sostenible de emisiones, tiene como objetivo determinar un procedimiento para la medida de las emisiones de óxido de nitrógeno y partículas en la ITV, así como la detección de la manipulación de los filtros de partículas.

Desde el sector de ITV proponen que los fabricantes diseñen los vehículos pensando que luego se tienen que someter a inspecciones técnicas periódicas facilitando información sobre su fabricación y elementos de seguridad. Esto evitaría que las entidades de ITV tuvieran que hacer ingeniería inversa para detectar fallos en los sistemas de los vehículos.

3.- El Plan Nacional de Calidad del Aire y Protección de la Atmósfera 2013-2016: Plan AIRE, establece 78 medidas para mejorar la calidad del aire, de las cuales, 24 están relacionadas con el transporte terrestre. Es importante que los controles de emisiones en las ITV se adapten a los nuevos sistemas de reducción de emisiones que incorporan los vehículos.

4.- Las Técnicas de Detección Remota ?"ptica permiten medir de manera no intrusiva las emisiones instantáneas de los vehículos en condiciones de tráfico real. El empleo de estas técnicas ayudaría a localizar aquellos vehículos del parque circulante que presenten emisiones anómalas o inaceptables.

5.- Los fabricantes de vehículos esperan mejorar el rendimiento de los motores diésel y gasolina así como mejorar la confianza de los responsables políticos y la sociedad en general, mediante la implementación del nuevo marco de emisiones en base a los sistemas de emisión en condiciones reales de circulación.

6.- Las nuevas tecnologías que incorporan los sistemas de alumbrado y señalización, van a generar nuevos retos para la ITV. En 2015 se detectaron 1,5 millones de defectos graves en alumbrado y señalización representando este tipo de defectos el 25% de los que se detectan. Un correcto alumbrado es seguridad, ya que casi el 40% de los fallecidos en accidentes de circulación se han producido durante el crepúsculo y la noche.

7.- España es un país importante en la fabricación de automóviles y sus componentes que debe estar vigilante en relación con la aplicación de las tecnologías del hidrógeno en el sector de la movilidad. No tenemos por qué ser meros agentes pasivos en el nuevo horizonte que está abierto y muy activo.

8.- Las nuevas recomendaciones y reglamentaciones de la UE inciden fundamentalmente en temas como la imparcialidad y la identificación de riesgos para evitar conflictos de intereses, la integridad de los inspectores, del personal relacionado con las inspecciones y de los organismos de supervisión.

9.- El sector de ITV está en constante evolución tecnológica, por ello la preparación de sus directivos y empleados es clave. Una formación permanente mejora la calidad de la inspección y, por lo tanto, la seguridad vial; con ello los inspectores, cada vez más cualificados, pueden responder a los diferentes desafíos manteniendo el nivel de calidad y la competencia técnica.