El peso del sector del automóvil en España ha tenido un reflejo en las grandes cifras que ha protagonizado durante el pasado ejercicio, relata Anfac en su Memoria 2014. Sin duda, la automoción está siendo un pilar importante para la recuperación económica del país, posicionándose como el segundo sector exportador, representando un 16% del total de las exportaciones del país.

 

En este sentido, la aportación de la industria automovilística en el PIB es del 10% y emplea directa o indirectamente a un 9% de la población activa de España.

La producción de vehículos en España cerró el pasado año con un incremento del 11% con un volumen de 2.402.798 unidades fabricadas. El ratio de exportaciones sobre la fabricación sigue estabilizándose con un 85%, mientras que al final del ejercicio anterior se situó en el 87%.

España superó tres puestos en el ranking de productores mundiales, posicionándose en el noveno lugar y manteniendo su segunda posición en la Unión Europea. Estas cifras nos sitúan cada vez más cerca del objetivo de fabricar 3 millones de vehículos.

Por regiones, Cataluña consolida su primera posición como centro productor de vehículos, representando un 23,73% del total. Le sigue Galicia, con una cuota del 15,77% sobre la producción nacional.

La producción de vehículos en España en el año 2014 alcanzó, como indicábamos anteriormente, la 9ª posición en el ranking mundial de fabricantes de automóviles, escalando tres puestos comparado con el año anterior: Rusia, Canadá y Tailandia.

España cerró en ejercicio 2014 con un crecimiento del 11%, el mayor entre los principales países productores de la UE. Las claves de este ascenso son, por un lado, el fuerte elemento exportador diversificando cada vez más los destinos, un incremento del mercado interior español, gracias a los Planes Pive y Pima Aire, el esfuerzo de flexibilidad de empresas y sindicatos para aumentar la competitividad de nuestras fábricas, así como un fuerte dinamismo del sector de componentes afincado en España.

El año 2014 también fue muy positivo en la recuperación del mercado interno, gracias a los planes de rejuvenecimiento del parque. Todos los segmentos finalizaron el ejercicio con datos positivos.

En total se vendieron en España 987.281 vehículos, casi un 20% más que en 2013. Aunque todavía seguimos lejos del potencial del mercado español, el impulso de las matriculaciones ha hecho que España se posicione a la vanguardia de los principales mercados europeos.

De la misma forma, a nivel mundial, el principal productor fue nuevamente China, con cerca de 24 millones de unidades, por delante de Estados Unidos (11,6 millones) y Japón (9,8). Le siguen países como Alemania (5,9), Corea del Sur (4,5) e India (3,8).