ATRA, (Vigo) ha denunciado a lo largo del año 2012 un total de 212 talleres ilegales en la provincia de Pontevedra. Casi la mitad de ellos están en Vigo y su comarca. "Muchas veces son nuestros propios trabajadores los que se montan su taller en casa sin cumplir ningún tipo de requisito", explican desde ATRA, donde se asocian 744 de los 850 talleres legales de la provincia (unos 250 en Vigo).

 

José Manuel Rodríguez Simón y Enrique Fontán, secretario general y presidente de la asociación provincial, respectivamente, se han reunido con el alcalde de la ciudad, Abel Caballero y los concejales Héctor Santos y David Regades, ante los que pidieron una mayor continuidad en el trabajo, ya emprendido hace dos años, por parte de patrullas medioambientales de la Policía Local para detectar este tipo de establecimientos. "No sabemos en qué han quedado las inspecciones y los expedientes abiertos, pero sobre todo le pedimos que se mantenga el control", afirma Rodríguez Simón.

ATRA propone un teléfono de aviso para que los profesionales del sector que sufren esta competencia ilícita puedan alertar a las autoridades en el momento en el que detectan talleres trabajando de forma irregular, para que puedan ser inspeccionados. "Son nuestro propios socios los que nos llaman cuando los localizan, hacemos las comprobaciones necesarias, revisamos el registro industrial y es entonces cuando los denunciamos", añade.

De los 212 talleres ilegales que se han denunciado este año, 45 están situados en el municipio de Vigo y otros 53 en la comarca. Porriño y Redondela lideran el ránking con 13 establecimientos ilegales, seguidos de Salvaterra (10), Mos (8), Gondomar (6), Salceda (3) y cierran la lista Baiona y Nigrán, con uno cada uno. "Este año hemos denunciado a un total de 212 talleres, el último hace tan solo una semana", explica el secretario general de ATRA.

Desde la asociación también se hace hincapié en el daño que provoca la venta ilegal de vehículos en plena calle, una actividad que ha ido en aumento de forma alarmante durante los últimos meses. "No se trata de algún particular, que siempre los hay, sino de profesionales que ofrecen automóviles sin garantía", concluye Rodríguez Simón. En Vigo se han detectado varios puntos negros para esta práctica, como el tramo final de la Avenida da Florida o en el aparcamiento del Ifevi. La Asociación de Talleres pide al Concello una ordenanza específica, existente ya en otras ciudades como Lugo, que regule la venta mediante permisos que deben solicitarse previamente.