El número de negocios irregulares se ha multiplicado durante los últimos años en la provincia de Cádiz, denuncia la Federación de Empresarios del Metal de Cádiz (Femca), que baraja la cifra de casi 200 talleres ilegales.

Obviamente, los numerosos costes de un taller de reparación no son proporcionales al descenso de la demanda. Con más gastos y menos clientes, "no salen las cuentas y muchos negocios se ven abocados al cierre".

En este sentido, José Muñoz, secretario técnico del Femca, se lamenta que "tal y como están las cosas, es complicado que sea rentable tener un taller legal". "La situación se agrava cuando se corre la voz que hay un mecánico que presta el servicio en negro y por mucho menos".

La propia federación ha presentado ya 47 expedientes de infracciones en mayo, algunos contra lugares de reparación que se ocultan tras un garaje sin placa en la puerta y sin ningún tipo de permiso. "Suponen también un peligro ambiental, porque no hay un tratamiento de residuos", agrega Muñoz.