El último debate del Congreso de Aser centró el foco de atención en el mercado global o, al menos europeo. Para ello contó con la participación de Petra Engels (Mann Hummel), Miguel Pérez Schwarz (ZF), Christian Pzif (ContiTech) y Massimo Altafini (Federal-Mogul Motorparts). “No hay un mercado europeo o una distribución europea, hay una gran diversidad; en reuniones de ventas hablamos de Europa pero cada mercado local es distinto, no como en Estados Unidos, donde es más homogéneo”, comentó Pzif, quien añadió que el mercado español “tiene más eslabones en la cadena”.

Por su parte, Altafini señaló como principal diferencia del mercado español es que “una pieza vale lo mismo que mil, ya que se dedica demasiado esfuerzo al servicio. Además, hay muchísimos actores, relativamente pequeños. La situación actual es la que es, pero creo que va a cambiar”. Altafini puso como ejemplo el mercado estadounidense, donde los proveedores han comprado y están comprando buena parte de la distribución. “Esto podría ocurrir en Europa, en España”, señaló. Engels también se mostró convencida de que este movimiento se podría producir, “aunque no es la idea que más me seduzca, no sé si los proveedores lo haríamos mejor que la distribución”.

“El español es un mercado muy atomizado pero también muy competido, lo que mueve a cambiar constantemente las cosas y optimizar la cadena de distribución”, añadió Pzif. “Yo estoy convencida de que el mercado español cambiará, no sé si porque llegarán grandes distribuidores que se queden con los pequeños, porque entren nuevos distribuidores al mercado español o porque se reajusten las necesidades logísticas”, apostilló Engels.

Pérez Schwarz preguntó si es viable que lleguen actores europeos a comprar empresas españolas. “Algo se está hablando ya; no sé si se llegará a materializar. LKQ es un actor muy importante que quiere seguir completando el mapa europeo”, respondió Altafini.

Los ponentes coincidieron en señalar que buena parte del mercado español aprecia y diferencia el producto de marca y de calidad, así como una gran capacidad de comunicación al mercado, para poner de relieve todos estos valores diferenciales. “Eso sí, con los precios se hace fatal. Es un mercado tremendamente competitivo, el más competido de Europa junto con el de Reino Unido”, añadió Altafini.

El dirigente de Federal-Mogul señaló como retos de futuro la venta por internet y el interés de los constructores de vehículos por la posventa. “Han empezado en mercados como Francia o Italia y España está en el radar, está en negociaciones y están entrando fuertemente en los mercados”. “La venta online también supone un cambio en el cliente, que tendrá que ver si le interesa más el servicio inmediato de la distribución tradicional pagando un poco más o un precio más ajustado y entrega en 24 horas en muchos casos”, destacó Pzif. Altafini también advirtió que, a la hora de hablar de la venta por Internet, “los proveedores tenemos que ser los primeros en controlar los precios y recambios que se ofrecen por estos canales”.