La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha impuesto multas por importe de nueve millones de euros a concesionarios de las marcas Toyota, Hyundai y Opel en España, al considerar que han incurrido en prácticas prohibidas constitutivas de diversos cárteles.

 

Según dice un comunicado, dichos centros de venta de automóviles contaron con la colaboración de una empresa especializada en servicios de atención al cliente, estudios de mercado y realización de evaluaciones de 'comprador misterioso', denominada ANT Servicalidad, con la que controlaban el cumplimiento de los acuerdos anticompetitivos adoptados por los concesionarios en las llamadas zona de Madrid y zona de Galicia.

La CNMC apuntó que, respecto al caso de los puntos de venta de Opel, "ha quedado acreditada la participación de la asociación de concesionarios Opel España (Ancopel)", al tiempo que ha incoado expedientes sancionadores de características similares a concesionarios, cuya resolución será publicada una vez se adopte.

En palabras de Competencia, estos centros se adoptaron e implementaron acuerdos de fijación de precios y otras condiciones comerciales e intercambiaron información sensible relativa a varios modelos.

Además, aseguró que ha quedado acreditado que las empresas adoptaron sus acuerdos "con manifiesta ocultación y secretismo" y que contrataron a un tercero para que vigilase el cumplimiento de los mismos.

Ante la resolución de Competencia, el concesionario de Toyota Madrid Cars considera que no ha cometido "ninguna irregularidad" y que ha actuado siempre dentro de la legalidad establecida, "estando por ello en completo desacuerdo con dicha resolución". Asimismo, señaló que el sector del automóvil es uno de los más competitivos en España y afirmó que están analizando la posibilidad de interponer un recursos ante la Audiencia Nacional.