Conepa exige el respeto a la profesionalidad, el buen hacer, el esfuerzo y la voluntad de emprendimiento de la gran mayoría de los talleres de reparación y, por supuesto, de sus asociados y sigue trabajando con ellos para mejorar la confianza de los usuarios en los mismos.

 

Este rotundo pronunciamiento de Conepa es más necesario y oportuno que nunca ante las informaciones aparecidas en diferentes medios relativas a la Campaña de Inspección desarrollada por la Guardia Civil y conocida con el nombre Operación "Talleres Mecánicos", que fueron hechas públicas por el director de la institución en presencia de dos asociaciones del sector del automóvil Anfac, Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones, y Ganvam, Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios.

Los datos manejados en la presentación pública, opina Conepa, mezclan conceptos (talleres ilegales, economía sumergida, infracciones administrativas, etc.) bajo titulares que distorsionan la realidad y generan una enorme confusión y desasosiego entre los profesionales y alarma social entre los usuarios, extendiendo una sombra sobre el sector que éste no se merece, lo que da lugar, en consecuencia, a un clima tóxico y de desconfianza, un agente nocivo para cualquier negocio.

Pero lo más desalentador, argumentan, es comprobar la irresponsabilidad de Ganvam y su presidente, porque extiende la alarma y pone al conjunto del sector en el punto de mira de la opinión pública, generando una daño que otros tendremos que reparar.

Sólo así se entiende que lejos de explicar las cifras resultantes de las inspecciones de la Guardia Civil de forma segregada el presidente de esta asociación insista en declarar que el número de talleres ilegales se eleva a 10.000, "que concentran ya más del 20 por ciento de las operaciones en el territorio nacional". En la misma línea de generar confusión, esta patronal, desde su página web titula que la "Guardia Civil detectó más de 17.000 delitos en talleres durante 2014".

Conepa nos quiere recordar una serie de datos:

1.- El número de talleres detectados, verdaderamente ilegales, fue de 238 talleres, los cuales cesaron en su actividad.

2.- En las 6548 inspecciones practicadas por la Guardia Civil (14% del parque de talleres) se interpusieron 17.070 denuncias no por delitos, como dice la nota de prensa divulgada tras el acto por Ganvam, sino por infracciones administrativas de alguna de las múltiples normativas que regulan al sector. El ratio infracciones/ inspecciones es de 2,61, el más bajo desde 2011.

3.- El número de delitos denunciados fue de 801, no de 17.000, siendo su ratio sobre el volumen de inspecciones de 0,12; el más bajo desde 2010.

4.- Aunque se proyectasen los datos referidos a talleres ilegales sobre el total del censo de talleres (47.000 según el INE) el número de ilegales ascendería a 1.700, muy lejos de los 10.000 mencionados.