Agentes de la Guardia Civil, pertenecientes al Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico del Sector de Madrid, han detenido a una persona e investigan a otra más por su presunta implicación en delitos de robo de vehículos a motor, receptación, contra la salud pública, defraudación de fluido eléctrico, además de un delito de atentando contra agente de la autoridad, informa el periódico El Mundo.

La Guardia Civil inició la investigación después de recibir una comunicación de parte de un particular en junio, quién había localizado en una página de Internet las piezas de un vehículo que se correspondían con las del suyo, el cual le habían sustraído recientemente. A partir de este momento la Benemérita realizó un estudio pormenorizado que les permitió localizar un domicilio en Ugena (Toledo), que resultó ser el centro de operaciones de los detenidos.

En el marco de la investigación, los agentes detectaron una transacción de piezas de automóvil en plena vía pública, observando que el investigado portaba en el interior del automóvil unos asientos de cuero y diferentes piezas, las cuales iban a ser recogidas por el comprador y que resultaron pertenecer a un vehículo robado. Los agentes establecieron dispositivos de vigilancia en la vivienda toledana de Ugena, que estaba siendo ocupada de forma ilegal y desde donde el ya detenido operaba utilizándolo para el despiece y posterior almacén de las piezas de los automóviles robados.

Con la correspondiente autorización judicial, se realizó una entrada y registro en el interior del domicilio, donde se han localizado cientos de piezas de automóviles de diferentes marcas, así como diferentes útiles para la sustracción de los mismos. El estudio de los anuncios detectados, así como la documentación hallada, ponen de manifiesto que las piezas eran ofertadas a mitad de precio.