Endado.com ha preparado una listado con las principales averías de los vehículos causadas por negligencia de los propios usuarios. En primer lugar aparecen los errores a la hora de repostar carburante, el 26% de las averías más comunes según el RACE. “Suele ser un fallo común, especialmente cuando el usuario cuenta con dos vehículos o se utiliza un coche de empresa”, señala Miguel Pérez, socio fundador de la plataforma eCommerce. La limpieza del depósito, los conductos y el cambio de combustible y filtros oscila en torno a los 400 euros.

No hacer caso a los testigos luminosos es otro de los aspectos a tener en cuenta a la hora de coger el coche, que supone un 20% de las visitas a los talleres, de acuerdo al listado de Endado.com. A continuación se sitúa la no realización de las revisiones y mantenimientos estipulados por el fabricante, con un 16%. En este sentido, una encuesta de la aplicación Wazypark apunta que el 55% de los conductores que no realiza las revisiones periódicas a su vehículo es por los elevados precios de los talleres.

“Pero además de estas negligencias, en muchas ocasiones, es el estilo de conducción el que nos hace pasar por el taller. Conducir en marchas incorrectas, abusar de los acelerones y frenazos bruscos… también afecta a la vida del motor”, indica Pérez. En este contexto, las malas técnicas al volante, en conjunto, son el resultado del 13% de los coches que tienen que pasar por el taller.

Sin embargo, las averías no sólo se producen por negligencia, también ocurren por despiste, como aquellos que se dejan las llaves dentro del coche lo que les obliga a pasar por el taller, si no cuentan con una segunda llave.