El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado desde Chile que su Gobierno ha tomado la decisión de prorrogar el Plan PIVE, con un presupuesto de 150 millones de euros en esta nueva fase, el doble que en la primera entrega.


El nuevo Plan PIVE incluirá turismos con una antigüedad de diez años o más, contra los doce años de la primera fase, y vehículos comerciales de siete años en lugar de los diez de la anterior etapa.
Mariano Rajoy avanzó que serán "muchos" los vehículos que podrán acogerse al programa, estimando que el Plan facilitará la venta de 150.000 nuevos vehículos. El Plan PIVE, ha declarado el Presidente del Gobierno, "ha servido para mantener muchos empleos en el automóvil" y enmarcó su prórroga en el conjunto de un paquete de medidas para reactivar el crecimiento económico .
El Plan PIVE inicial ha generado una recaudación fiscal de 296 millones de euros y un impacto económico total de 930 millones de euros, al tiempo que ha ayudado a mantener o generar 4.500 empleos y a contener el IPC en 0,15 puntos, lo que ha supuesto un ahorro de gasto público de otros 200 millones de euros, según datos de la patronal de fabricantes Anfac.
El nuevo Plan PIVE se complementa con otra iniciativa, denominada Plan Prima Aire, que incentiva la compra de vehículos comerciales, y está dotado con 40 millones de euros. Estas ayudas no incluirán sólo vehículos comerciales ligeros, sino también furgonetas, un segmento en el que el 40% del mercado corresponde a productos de fabricación nacional. "Se trata de un sector muy importante para el futuro económico del país".