Un coche usado es un 2% más barato que el año pasado, refleja el 'Observatorio europeo de precios', elaborado en el primer semestre del año por la plataforma de vehículos en la red AutoScout24, que mueve uno de cada tres vehículos vendidos en España.

El estudio indica que, hasta junio, en España el importe medio de los coches usados fue de 12.330 euros, muy por debajo de los algo más de 14.100 euros pagados por los europeos. No obstante, a pesar de esta diferencia, los precios fueron casi un 4% más baratos en Europa que en el primer semestre de 2012.

En el mapa europeo, Italia siguió siendo el país con los precios más bajos para sus vehículos de segunda mano. El país transalpino acumuló una caída en el primer semestre del año de casi un 10%, con un coste medio por usado de 12.249 euros, ligeramente inferior a los precios españoles.

En cambio, Alemania y Francia, con caídas de precios más contenidas, fueron los mercados del entorno europeo con un gasto mayor en la compra de un usado, con unos precios en torno a los 16.000 euros por vehículo.

Respecto a la oferta de VO, el envejecimiento progresivo se mantiene como la tónica dominante, lo que hace necesario adoptar medidas que estimulen la compra de usados de corta edad que contribuyan a fomentar un parque más joven y seguro, en línea con los objetivos de la DGT para el año 2016.

Para AutoScout24, la nota que caracteriza actualmente a los usados a la venta -principalmente, en manos de particulares - es su alta edad media y elevado kilometraje: ocho años y un rodaje superior a los 100.000 kilómetros.

Su director general en España, Gerardo Cabañas, considera que "ahora que el VO parece haberse consolidado como la alternativa natural en la compra de un vehículo y que los españoles difícilmente acceden al mercado de nuevos por falta de financiación, se hace necesario más que nunca un plan de ayudas, una posible prórroga del PIVE que incluya también a los usados más jóvenes".