Los talleres acusaron durante el primer trimestre de 2014 un descenso de la demanda del 2,5%, desveló la Federación Española de Empresarios Profesionales de Automoción (Conepa), que toma como referencia el período enero-abril del pasado ejercicio.

La situación es bastante similar en todas las zonas del país, con la única excepción de Cataluña, donde el nivel de actividad de las empresas del sector ha incrementado cerca de un 5%, confirmando la tendencia al alza iniciada en el segundo semestre de 2013.

Por especialidades, las reparaciones de carrocería continúan cayendo por encima de la media, un 3% entre enero y marzo, siendo el subsector con peor trayectoria y en el que más se acusa la preocupación de los empresarios por el futuro.

En electromecánica se registra una mayor tendencia a la estabilidad en el número de operaciones efectuadas, un 1% negativo. La principal inquietud de las empresas se centra ahora en la caída de la rentabilidad, pues la bajada media en la facturación para los talleres de esta especialidad alcanza el 3%.

Las asociaciones integradas en Conepa hablan de decepción a la hora de valorar el primer trimestre, un período caracterizado por la irregularidad en las entradas al taller, con semanas de aceptable afluencia que, sin embargo, no han logrado compensar otras de escasa demanda de servicios.

"Hay menos coches en circulación y esto se nota", lamenta Víctor Rivera, secretario general de Conepa, antes de recordar el vaticinio que los talleres sufrirían de una manera especial los efectos de la bajada de matriculaciones a partir de 2014. "Nos parece una buena noticia el aumento de demanda de vehículos, pues el futuro de las empresas del sector está muy relacionado con el crecimiento del parque".

La principal  inquietud de los empresarios está, no obstante, en la evolución de los próximos meses. "Esperábamos un primer trimestre algo mejor, por lo que el balance enero-marzo tiene consecuencias negativas para la moral de las empresas y ha abierto una nueva etapa de incertidumbre en miles de pymes que están al límite, sin reservas para aguantar más tiempo", expone.

Estiman, por lo tanto, que al menos en el primer semestre de este año continuaremos registrando cierres de empresas al mismo nivel que el año pasado, en torno a mil en el conjunto nacional.

Conepa recalca que, desde el inicio de la crisis, la actividad en la reparación y mantenimiento de vehículos ha caído algo más del 23%, se han cerrado en torno a 6.000 empresas y se han eliminado unos 14.000 puestos de trabajo.

La cifra total de talleres, unos 47.000 puntos de servicio, ha bajado en algo menos de 3.000 instalaciones, puesto que otros tantos emprendedores se han incorporado como empresarios al sector.